Cuba Nuestra: Sociedad Civil


Boletín por un socialismo participativo y democrático. SPD-213
20 mayo, 2016, 5:07
Filed under: Sin categoría

Foto: Carlos Jota Cruz, tomada en La Habana en mayo de 2016

No. 213 (30/año 8). La Habana, 16/Mayol-2016
“Se reconoce a los ciudadanos libertad de palabra y prensa conforme a los fines de la sociedad socialista”. Art. 53 de la Constitución

Artículos, notas, reseñas, publicaciones de interés.
Los autores son los responsables de sus escritos.
Reenvíe este boletín a todos los que estime conveniente.
Se autoriza la reproducción total o parcial en cualquier soporte.
Recopilación de Pedro Campos. CE pedrocampos313@yahoo.es o pedrocampos@nauta.cu
Se agradece críticas, comentarios, sugerencias y opiniones sobre forma/contenido
El boletín SPD se puede encontrar en el sitio http://felixsautie.com/ y en el blog Primero Cuba http://primerocuba.blogspot.com
ÍNDICE
La Habana tiene un nuevo Arzobispo: y sus circunstancias…
Por Félix Sautié Mederos

La represión y el cinismo: nada que ver con una verdadera Revolución y el Socialismo.
Por Carlos C. Díaz.

NO a la concentración de riquezas
Por Pedro Campos

Líderes que perduran en el imaginario popular
Por German M. González

POESIA
Adicional a Dramaturgia de las piedras
Por Félix Guerra

CONTENIDO
La Habana tiene un nuevo Arzobispo: y sus circunstancias…
Por Félix Sautié Mederos

La Habana tiene un nuevo Arzobispo Monseñor Juan García (1948) nombrado por el Papa Francisco en sustitución del Cardenal Jaime Ortega Alamino ya próximo a cumplir los 80 años, en razón de su jubilación canóniga dado su edad y los aplazamientos ya realizados desde sus 75 años. Sucedió hace algunos días rompiendo la monotonía ambiental propia del continuismo en las cúpulas de la sociedad cubana. Todo ello en medio de una situación política local de más de lo mismo, que precisamente fuera reforzada por el recientemente culminado VII Congreso del PCC, en el cual no hubo movimientos significativos, necesarios y esperados de cuadros de la alta dirección, con motivo del paso de los años. En este orden de acontecimiento la Iglesia Católica, en consecuencia con su movimiento en la cúpula eclesiástica, marca para Cuba un hito muy importante y un ejemplo, que no se debería pasar por alto.

Además quiero significar que ese nombramiento en la alta curia de la Iglesia Cubana, por demás de alguien que incluso asume el cargo con un amplio y positivo aval de trabajo pastoral de base así como de cercanía con los más pobres en el espacio eclesiástico de las provincias de Ciego de Ávila y Camagüey de donde es oriundo y se desempeñaba como Arzobispo, ha sido en mi criterio una corriente de aire fresco en medio de tanta desesperanza. En estas condiciones hay que reconocer que la milenaria Iglesia Católica ha dado un paso decisivo que llama al futuro y refuerza la esperanza en un momento muy complicado que requiere de discernimiento, audacia y acercamiento al pueblo. Así lo veo personalmente con mi deseo de todo corazón de que el nuevo Arzobispo de La Habana Monseñor Juan García alcance el mayor éxito posible en su labor pastoral, para lo cual posee todas las condiciones necesarias de religiosidad y capacidad, que ha demostrado hasta el presente con una vida de entrega y trabajo sin descanso en los territorios agramontinos de los que era su arzobispo.

Por otra parte considero que en justicia hay que reconocerle al Cardenal Jaime Ortega su actuación de 35 años en La Habana junto con su vida eclesiástica en general, muy especialmente sin rencores de ningún tipo dado los avatares que sufrió al ser internado de joven en los campos de trabajo de la UMAP. Jaime ha enfrentado odios y amenazas imperturbablemente con un balance positivo. Ha trabajado decisivamente para el resurgimiento de la Iglesia Católica en la Arquidiócesis de La Habana y en Cuba. Los hechos y los datos lo demuestran: crecimiento de la feligresía y de la fe en general, procesiones autorizadas, autorización para asentar nuevos curas extranjeros en Cuba, extraordinarias visitas de tres Papas a Cuba y encuentro papal en La Habana con la Iglesia Ortodoxa después de siglos de desencuentros, así como reconocimiento de la actividad pastoral, devolución de templos, mayor acceso a la televisión y la radio y otros más. Pero sobre todo nunca se le podrá negar su actuación como participante de excepción en la mediación con el Gobierno de los Estados Unidos lo que ha sido posiblemente el paso político más importante en siglos entre Estados Unidos y Cuba. También activo antes de esto en la intermediación con el gobierno cubano. Reconocer el papel y el legado de Jaime Ortega es un acto de nobleza y altruismo por la verdad histórica, que cuando transcurran los años y quizás ya nadie recuerde a quienes en vida lo han denigrado; entonces, aumentará su significado e importancia. No hay que asombrarse pues a Jesús le sucedió algo parecido en su tierra. Ver Mateo 13, 33 al 56. ¡Albricias por Jaime!; ese es mi mensaje como cubano y como hombre de fe.

En estas coyunturas en que La Habana estrena un nuevo Arzobispo (Monseñor Juan García) que evidentemente su vida lo denota como un hombre de Dios; y habiéndose efectuado el VII Congreso del PCC, pienso que estamos ante una nueva fase del momento de inflexión en que se nos situó el 17 de diciembre del 2014 con el anuncio del restablecimiento de Relaciones diplomáticas con los Estados Unidos, que objetiva y subjetivamente podría abrir caminos promisorios de futuro, aunque el “ni tantico así” referido al Imperialismo por el Che se vislumbra como un espectro sobre lo que desde entonces estamos viviendo y que considero nos obliga a confiar desconfiando; pero nunca en mi criterio a entorpecer lo positivo que indudablemente pueda traernos el restablecimiento de relaciones de buena vecindad, en igualdad de condiciones con un país vecino tan cercano en el que vive el pueblo norteamericano que no es nuestro enemigo: y que no debería confundirse con el establishment imperialista.
Por otra parte considero que también es honrado reconocer lo que ha realizado el Presidente Obama con su nueva política hacia Cuba, independientemente de cuáles sean sus verdaderas intenciones las que corresponde a Cuba enfrentar. En este orden de pensamiento estoy muy de acuerdo con lo que al respecto han publicado dos reconocidos ex diplomáticos con plena autoridad de vida y de ideas sobre los hechos concretos de la política establecida por Obama. Me refiero a Julio Cubría y Rolando López del Amo, de quienes tomo algunos planteamientos esenciales entremezclados al respecto: “Obama ha sido el único presidente en activo que ha declarado su oposición al bloqueo; iniciado un proceso de acercamiento a Cuba; restablecido relaciones diplomáticas…ha eliminado las brutales restricciones que la administración de George W. Bush le impuso a los cubanos residentes en los EEUU para viajar a su país de nacimiento…eliminó a Cuba de una espuria lista de países que apoyan el terrorismo …restableció los vuelos aéreos de líneas regulares, acuerdos de telefonía directa, aumento de las categorías de viajeros de los EEUU hacia Cuba, ya no sólo en grupos, sino individualmente; autorización a una inversión en la Zona Económica de Mariel, autorización a cruceros de viajeros…” y otros aspectos más diría yo como el restablecimiento del correo postal de amplia incidencia popular, que sería muy extenso citar. No hay dudas en mi opinión que nos encontramos en muy novedosas circunstancias, en las que se debe reconocer el papel jugado por la Iglesia Católica en la intermediación efectiva para que se alcanzaran estos acuerdos y acciones positivas: el Papa Francisco y el Cardenal Jaime Ortega.

En mi criterio hay que aceptarle los retos a Obama y enfrentarlos positivamente en los planos de la economía, de la política e incluso de la ideología como parte esencial de la modernización que Cuba exige en el momento histórico. Así lo pienso y así lo afirmo con mi derecho a opinar, mis respetos por el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular.
Publicado en el periódico Por Esto! de Mérida Yucatán , México en la Sección de Opinión el jueves 12 de mayo del 2016.

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=477557

La represión y el cinismo: nada que ver con una verdadera Revolución y el Socialismo.
Por Carlos C. Díaz.

Hace mucho tiempo escuché y luego vi por las televisoras de la ultraderecha de Miami que El Estado-Partido-Gobierno Cubano estaba apaleando y maltratando con golpes a las llamadas Damas de Blanco, a opositores de todo tipo mal llamados disidentes, y hasta etc., etc.

En un principio pensé que era uno de esos montajes que ellos acostumbraban a hacer para desacreditar a los revolucionarios y a los socialistas. Y cuando comencé a darme cuenta que se le estaba dando demasiada publicidad a esto, confronte con algunos compañeros míos que viven en La Habana, en Santiago y en Pinar. También en Cárdenas, en Jovellanos y en Pedro Betancourt, todos estos pueblos de la provincia de Matanzas, Cuba.

¿Cuál fue mi sorpresa? Pues que no existía ningún montaje por parte de la ultraderecha… efectivamente le estaban dando palos y golpes por sus protestas pacíficas a mujeres y jóvenes indefensos, las cuales se convertían en violentas una vez comenzadas estas golpizas.

Así mismo pude corroborar que se estaban movilizando militantes del partido de los núcleos zonales los domingos para ir a las casas de estas personas y agredir su espacio tirándole pinturas a las fachadas de las casas, arañando la pintura de sus autos, y usando todo tipo de acciones intimidatorias.

Ahora conozco de la denuncia de los compañeros del SPD –propugnadores de un nuevo Socialismo participativo y más democrático-, víctimas de acciones represivas, en especial sobre compañero Pedro Campos y contra varios de sus simpatizantes, por parte de los órganos de la seguridad. Hace muy poco conocí también atropellos contra compañeros del Observatorio Crítico e intelectuales varios.

Me pregunto ¿Cómo es posible que esta revolución se haya hecho entre varias cosas para acabar con la falta de libertad, los abusos, las golpizas y las ilegalidades de un régimen como el de Fulgencio Batista y poco a poco estemos caminando hacia lo mismo? Es verdaderamente angustioso vivir estos momentos en que se puede ver la degeneración de quienes en un inicio lucharon por los más nobles ideales de justicia, libertad y paz.

¿Cómo es posible que me hayan conquistado para luchar por todo lo contrario, yo haya creído en ellos, yo me haya fajado con los que decían que esto sucedía y ahora estén planificando hacerlo hasta a los propios revolucionarios? ¿Qué coño está pasando aquí? Esto es alta traición a los ideales por los que me movilizaron cuando niño.

Hay motivos para escandalizarse.

El general presidente Raúl Castro Ruz dijo hace poco algo así como que: “¡Que tire la primera piedra el gobierno que no viola los derechos humanos!” Y dijo también algo en medio de la visita del Presidente Obama, como que: “¡Lo que yo hago en Cuba es mucho menos que lo que hacen en materia de represión en otros países incluyendo Los propios EEUU!”. Si esto no es sadismo para con nosotros los cubanos, vaya el mundo al carajo.

Parece ser que algunos creen que cumplir unos derechos humanos da licencia para violar otros.
Hay muchas cosas que me están preocupando ya, para mayor gravedad, fue notorio que en el séptimo congreso del PCC hayan aparecido disminuidas y al final, las efigies de Karl Marx, de Federico Engels, de Lenin y otros que sentaron cátedras en nuestra ideología. Fue notorio el rechazo de varios dirigentes a palabras como democracia y libertad, más notoria la confusión entre estatización y socialización.

Consejo….Lean al historiador cubano Rolando Rodríguez y verán que se están pareciendo ustedes al general Gerardo Machado y Morales aquel que enlutó nuestra nación en la década de los años 20; Machado no comenzó como terminó, porque a decir verdad fue combatiente del glorioso ejercito libertador cubano que mucho luchó por la independencia de Cuba ante España, más tarde llegó a general de ese mismo ejército y después a Presidente de La República y allí en el podio entre tantas sádicas y estúpidas palabras dijo un día, cito:

“¡Ninguna huelga duraría más de 24 horas!

Esto se lo mando’ a decir al gobierno de Los EEUU, y dijo esto otro: “Soy el primer obrero de la República. Y por lo mismo no toleraré que los honrados y laboriosos obreros cubanos sean engañados por unos cuantos agitadores comunistas, extranjeros, en su mayor parte. ¡Perseguiré sin piedad a los comunistas!”… Fin de la cita.

Si le cambiara la palabra comunista por imperialista pronto podrían aparecer otras fotos en lugar de la de Gerardo Machado, ¿No lo creen?, Pues vaya que nosotros si lo creemos.

Difamaciones, golpes sucios, palos y golpes no, señor General Presidente, ni ofensas. Los que apalean y mandan a hacerlo son traidores a la causa porque la denigran, si ustedes lo permiten, estimulan o lo hacen, son tan comunistas como yo cosmonauta.

Señores del Estado-Partido-Gobierno cubano, quienes golpean a los hijos buenos o malos o equivocados de nuestra patria, son esbirros, excrementos, y quienes lo ordenan no tienen escala de calificación, porque son infinitamente peores.

Sería muy grave que una táctica errónea produzca enfrentamiento entre revolucionarios, que como Uds. saben, no tenemos nada de mansos, ni ponemos la otra mejilla.

Yo no defiendo revoluciones que dan palos a su pueblo, que imponen las cosas y que tildan a cualquiera de imperialistas; las ideas no se matan con palos y golpes, ellas resurgen cada vez con más fuerzas y llegará el momento en que triunfen.

NO a la concentración de riquezas
Por Pedro Campos

El VII Congreso del PCC ha ratificado en su lineamiento No. 3 el rechazo a la concentración de la propiedad y de la riqueza en pocas manos en referencia a las formas no estatales de producción.

Si el aserto no fuera tan sectario, excluyente y limitado se hubiera ubicado entre los grandes paradigmas perseguidos por los justicieros de todas las épocas, pero su complemento deja fuera al principal, único y verdadero concentrador de la propiedad y las riquezas en Cuba: el estado que, todos sabemos es administrado por una elite burocrática, que ejerce los derechos de propiedad.

La concentración de las riquezas en manos de unos pocos, fueran esclavistas, de la nobleza feudal o de la burguesía capitalista generó contradicciones, sublevaciones, luchas y guerras que terminaron en catástrofes nacionales, regionales, continentales y mundiales.

La forma asalariada de explotación capitalista produjo las más gigantescas fuerzas productivas jamás imaginadas y generó un nuevo sistema económico, social y político, más libre y menos explotador que los anteriores, donde libertad, igualdad y fraternidad se convirtieron en lemas de las grandes mayorías, pero donde una minoría cada vez menor concentraba poder y riquezas, llegando en EEUU, hoy, a que el 1 % de la población concentre el 99 % de la riqueza.

Las contradicciones naturales entre el capital y el trabajo se acrecentaron y aparecieron las luchas de los trabajadores por aumentos de salarios, pensiones, vacaciones, disminución de la jornada laboral, igual pago por el mismo trabajo, derechos sindicales, etc., que obligaron al capital a concesiones. Surgieron los partidos políticos de los trabajadores, interesados en llevar sus peticiones y demandas a los parlamentos y gobiernos.

La burguesía en su lucha por mantener la hegemonía política y económica maniobra y sus más preclaros representantes adoptan medidas para satisfacer en parte las demandas obreras, llegando en algunos casos a vender parte de sus propiedades a sus asalariados, en forma de acciones.

Algunos partidos de trabajadores llegan a considerar que la mejor forma de resolver las contradicciones del capitalismo es tomar el poder por cualquier vía, sea electoral-democrática o por medio de la violencia y luchan contra los poderes establecidos por las burguesías y hasta logran alcanzar participar en el poder.

Los partidos obreros que optaron por la vía socialdemócrata, no enfrentan al capital para superar el sistema de explotación asalariada, sino para compartir el poder y por medio del control del estado, desarrollar políticas de amplio alcance de beneficio social para los trabajadores y las clases desposeídas.

Los partidos comunistas en Rusia y China llegan al poder por la vía violenta, luego de revoluciones democrático-burguesas que habían removido los cimientos del sistema feudal, donde las burguesías no pudieron hegemonizar el proceso revolucionario, como en Europa, ante el empuje de los grupos más radicales. Creyeron que apropiándose de los medios de producción de la burguesía y manteniendo el trabajo asalariado, estaban haciendo socialismo, pero al concentrar la riqueza de nuevo en pocas manos, terminaron recreando un capitalismo monopolista de estado administrado por una burocracia que terminó generando las mismas y hasta peores contradicciones que el propio capitalismo privado. Por eso fracasaron.

De otro lado, grupos cada vez mayores de asalariados decidieron luchar por crear sus propias riquezas, sin arrebatarlas a nadie y así fueron buscando su liberación de la explotación capitalista en la creación de sus propias empresas pequeñas y medianas, privadas o de carácter asociado, cooperativas, mutuales, en asociaciones de diverso tipo, convirtiéndose en el embrión del nuevo modo de producción sustentado en el trabajo libre, privado o asociado que se impondría, como está sucediendo en todas partes, no por ley sino por superioridad en todo sentido. Esto es socialismo desde abajo, sin tener que expropiar al capital.

Hoy en Cuba, la opción estatal-asalariada, del tradicional socialismo real, fracasado, adoptada por el grupo que controla el gobierno, el estado y el partido único, ha llevado igualmente a la concentración de las riquezas, pero en manos de la elite burocrática, a niveles relativos superiores incluso que los propios capitalistas de EEUU. Aquí mucho menos del 1 % de la población concentra la propiedad, la riqueza y el poder político, solo que “en nombre de la clase obrera”.

Aceptando sus buenas intenciones de bienestar y justicia social, lo real es que con su capitalismo monopolista de estado y su correspondiente modelo político centralizado, se han creado diferencias abismales de clases entre los burócratas y sus obreros, son unos pocos los que toman las decisiones y los trabajadores y el pueblo quedan limitados a hablar cuando se les permite, a cumplir instrucciones de arriba y a recibir por su trabajo lo que decide la burocracia.

El VII Congreso del PCC ratificó su rumbo estatalista, junto con su oposición a la concentración de la riqueza pero solo a las que estén en manos de los emprendedores no estatales, sin fijar montos y dejando abierta la puerta a cualquier nueva barbaridad tipo “ofensiva (contra) revolucionaria del 68” o similar. Limitación que debería ser impuesta, en primer lugar al estado, que ha despilfarrado en planes improductivos y quiméricos sin base económica alguna, propiedades y riquezas que han sido fruto del trabajo de los asalariados cubanos durante más de medio siglo, de los préstamos y regalías internacionales y de las remesas de los cubanos residentes en otros países.

Es esa concentración y centralización de la propiedad y la riqueza en manos de unos pocos, la causa principal de todos nuestros males económicos, políticos y sociales actuales. Estatalismo no es socialismo, está más que demostrado. El estado todo poseedor y decisor es el que, en Cuba, hace las veces de burguesía explotadora, por mantener la concentración de la propiedad y el sistema de trabajo asalariado, impidiendo el pleno desarrollo de las formas de trabajo libre, privadas y asociadas, de tipo autogestionario, propiamente socialistas.

Cuba necesita leyes anti-monopolios, vía principal para evitar la concentración excesiva y dañina de riquezas, pero que afecten sobre todo al estado y sus monopolios militares y civiles, los únicos que existen en Cuba. Sus propiedades deberán ser desconcentrados y vendidos, arrendados o concesionadas, en primer lugar a sus propios trabajadores organizados en formas cooperativas, o auto y cogestionada con el estado, el municipio o con privados, o entregadas al capital privado nacional (cubanos de dentro y fuera) y, si los trabajadores ni el capital nacional pueden hacerlas producir entre ellos con ayuda del estado y los bancos, entonces darle participación al capital extranjero, preferiblemente en forma asociada.

Igual, toda esa riqueza que se recauda por impuestos y operaciones de compañías estatales y se concentra en el estado central, debería desconcentrarse y avanzar hacia los presupuestos participativos locales, de manera que sean los municipios, los que decidan qué hacer con una parte de los ingresos que recaudan.

Eso sería democratizar la economía, socializarla, desestatizarla, romper sus amarras.

De acuerdo: digamos NO a la concentración de la propiedad y la riqueza. Pero a toda, especialmente a la del estado.

Líderes que perduran en el imaginario popular
Por German M. González

Características necesarias:
1. No utilización del poder para perpetuarse en el mismo.
2. Desdeñar el poder político por sí mismo, solo utilizarlo para causas sociales elevadas.
3. Crear o contribuir decisivamente a crea un sistema político democrático estable que desafíe – con los cambios imprescindibles necesarios por el desarrollo histórico – el paso del tiempo
4. Honradez personal intachable.
5. Desprendimiento generoso de los bienes materiales, para sí y para su familia.
6. Transparencia en su gestión pública, antes, durante y después de alcanzar el poder político.
7. Veracidad en el trato con sus conciudadanos, tanto simpatizantes como adversarios.
8. Bondad personal, solo utilizar la violencia imprescindible para alcanzar fines justos. Nunca practicar la crueldad y la indiferencia por la vida humana.
9. Estar despojado de prejuicios por raza, orientación sexual, nacionalidad, creencias religiosas o cualquier otro.
10. Mostrar convencimiento de la igualdad entre todos los seres humanos.
Luego de consultar muchas biografías de grandes líderes en la Historia, llegué a la conclusión que solamente cuatro personajes parecen cumplir con todos, o al menos la gran mayoría de los requisitos y coincide con que cada uno de ellos resulta un personaje entrañable para la mayor parte de la humanidad y en particular para su nación de origen, independientemente de credos políticos y religiosos. Son los siguientes:
George Washington, líder político y militar de la Independencia de los Estados Unidos, participante en la elaboración de la Constitución de su país, así como en la organización inicial de la Unión de las trece colonias recién liberadas del colonialismo inglés. Primer Presidente, elegido por unanimidad, cumplió dos mandatos (cuando por su popularidad pudo permanecer en la presidencia por tiempo indefinido) sentando un precedente válido hasta hoy en día, solo incumplido por F.D. Roosevelt en circunstancias extraordinarias. Se retiró a sus asuntos personales y su honestidad y austeridad en el ejercicio del cargo se convirtieron en precedentes, al igual que muchas de sus acciones y manifestaciones, para el ejercicio del poder en su país y otros.
Washington fue el único Padre Fundador destacado esclavista que emancipó a sus esclavos. Sin embargo, no liberó a sus esclavos en vida, sino que incluyó una disposición con su voluntad de liberar a sus esclavos a la muerte de su esposa. La oración fúnebre pronunciada en su entierro por Henry Lee retrata lo que sus compatriotas pensaron de él en vida y piensan hoy a dos siglos de su muerte:
Primero en la guerra, primero en la paz y el primero en los corazones de sus compatriotas, fue insuperable en las escenas humildes y perdurables de la vida privada. Piadoso, justo, humano, templado, sincero, uniforme, digno y sobresaliente. Su ejemplo fue tan edificante para todos a su alrededor, como igual fueron los efectos de dicho duradero ejemplo… todo correcto, el vicio se estremecía en su presencia y la virtud siempre se sintió fomentada de su mano. La pureza de su carácter privado dio fulgor a sus virtudes públicas… Tal era el hombre por el que nuestra nación está de luto…
Lázaro Cárdenas, Presidente de Méjico de 1934 a 1940, instrumentó y puso en vigor una reforma agraria muy progresista; colaboró con el movimiento obrero en la organización de éste, apoyándolo siempre como Jefe de Estado; nacionalizó el petróleo poniendo este recurso natural en manos de sus verdaderos dueños: el pueblo mejicano, creó el Partido Revolucionario Institucional (PRI) que se mantuvo en el poder durante 71 años y lo está actualmente, la honestidad de su gestión gubernamental, su honradez personal, el desinterés con que sirvió a su país antes y después de su período presidencial y el hecho de sentar el precedente de no continuismo, lo hacen un político latinoamericano totalmente atípico, en un continente de caudillos más preocupados por eternizarse en el poder y/o enriquecerse a sí mismo, a familiares y paniguados que por el progreso de su nación, Cárdenas constituye una honrosísima excepción.
No fue su culpa que los mejicanos continuaran y continúen aun guerreando entre sí, que la corrupción impere en el país y la violencia sea cosa habitual, el legado de Cárdenas hubiera merecido una mayor influencia en la vida política, económica y social de México, sentando precedentes que deberían estar vigentes en la actualidad.
Su posición internacional dio prestigio a Méjico, apoyó las causas justas de su época, convirtió al territorio mejicano en refugio seguro para los perseguidos del mundo, entre ellos los combatientes republicanos de la Guerra Civil española, enfrentándose a poderosos intereses contrarios asumió en cada conflicto no importa dónde, una actitud de defensa de las víctimas y asilo a quien lo necesitó.
Mahatma Ghandi, apóstol de la no violencia, el que expresó que si practicamos el ojo por ojo todos terminaremos ciegos, murió en un atentado realizado por un extremista religioso, algo contradictorio con la vida de quien practicó y pregonó la inutilidad de la fuerza bruta como arma de lucha además de predicar la igualdad y la fraternidad entre todas las etnias y religiones. Encabezó la lucha por la independencia de su patria, la India, del Imperio Británico, además de dedicar parte de su vida a la emancipación del pueblo hindú residente en África del Sur, víctima del sistema del apartheid imperante en ese país.
Fue criticado por algunas actitudes, como su lucha por la emancipación de los hindúes en Sudáfrica, pero sin incluir a los negros, igualmente discriminados y víctimas de la violencia racista. También se le realizaron críticas por sus actitudes sexuales, pues solía dormir desnudo con niñas para probar la resistencia de su ascetismo contra las tentaciones del sexo. No obstante siempre fue totalmente franco en todos los aspectos de su vida y muchas de las críticas se le hicieron por los europeos, que no podían (ni pueden aun) comprender la psiquis asiática y particularmente la de los hindúes, con su milenaria cultura propia. Fue nominado cinco veces al Nobel de la Paz sin obtenerlo, posteriormente el Comité del Nobel admitió la injusticia de tal exclusión, basada en prejuicios e incomprensiones de los académicos suecos de la época.
Al obtener la independencia de los británicos, la India eligió como su primer presidente a Ghandi, que durante su mandato luchó incansablemente por la justicia social, la igualdad de todos los ciudadanos combatiendo el sistema de castas imperante aun en ese enorme país y tratando de llegar a un equilibrio entre el capital y el trabajo, pues consideraba que eran ambos necesarios y solo se debía arbitrar las diferencias que surgieran, era según Ghandi, la misión del Gobierno lograr esto. Hoy la India es un país que lucha por la justicia social y la integración de todo su pueblo, el legado del Mahatma (ese nombre significa “alma grande”) está vivo y es venerado y considerado el héroe nacional por excelencia. Su honradez, humildad y hábitos austeros de vida son paradigmas para la mayoría los hindúes, que independientemente de las divisiones étnicas y religiosas, lo veneran casi unánimemente.
Nelson Mandela ¿Cómo logra un hombre que dedica toda su vida a la política y sobre todo a la lucha revolucionaria por la eliminación del racismo institucionalizado contar con la admiración unánime del mundo entero? Pues creyendo y practicando las diez cualidades conque comienza este escrito, todas, sin excepción y sin que nadie en el mundo ose discutir esta aseveración.
Mandela es grande por muchas cosas, su lucha de toda una vida, su perseverancia y fe en el triunfo de su causa, su capacidad de sacrificio, su comprensión de los seres humanos, aun de los que lo oprimían y torturaban, su enorme capacidad de convencimiento, pero quizás, donde Mandela es el mayor gigante de la Historia, es en la política seguida una vez derrotado el apartheid: comprendiendo que en su Patria debían seguir viviendo todas las etnias, culturas y religiones existentes, en lugar de lanzarse a una sangrienta orgía de venganza lideró una campaña por la verdad, donde los culpables de crímenes -asesinatos y torturas incluidos – confiesan sus culpas, dicen dónde están los restos de las víctimas desaparecidas y se disculpan públicamente por sus acciones, solamente por esta acción, sabia y humana como la que más los sea, se incluye entre los más grandes hombres de la raza humana.
Preso por más de 27 años, sacrificando el amor de su familia al de su causa, una vez llegado al poder, sabiendo toda la nación, el continente y el mundo, que es el único capaz de ser líder de todos los sudafricanos sin importar color de la piel, origen étnico, religión o clase social, aun así se retira de la presidencia una vez cumplido su mandato, dando paso a un proceso sucesorio con él aún vivo y lúcido, capaz por tanto de imponer su inmenso prestigio y desde el casi anonimato, conciliar intereses contrapuestos fungiendo de árbitro en disputas que hubieran acabado con la naciente democracia sin su sabia interlocución.
Entonces amigo lector, dos preguntas:

¿Está de acuerdo con las diez cualidades que hacen inmortal el legado de un líder?

¿Está de acuerdo con la selección de estos cuatro personajes como máximos exponentes de esas cualidades?
Problemática actual brasileña y su impacto en Cuba
Por: Moustafa Hamze Guilart, desde Sao Paulo, Brasil. Especial para el SPD.

Asumiendo que la Presidenta Dilma Rousseff sea una mujer honesta, la honestidad no es suficiente para gobernar un país, más aún un estado de las dimensiones, la cantidad de habitantes y la complejidad de Brasil.
Objetivamente, Dilma no fue capaz de garantizar y mantener la unidad en el congreso de la coalición que la llevó al gobierno, de la cual terminó aislada.
Históricamente los presidentes de Brasil que de una manera u otra se apartaron del congreso tuvieron que salir de la presidencia de la república sin completar su mandato como fueron los casos de Janio Quadros, que tuvo que renunciar y de Collor de Melo que también salió por impeachment apoyado por el PT. Ahora Dilma ha sido apartada por 180 días sometida a un proceso de separación definitiva por el Senado de la Republica.
Dilma, entre otras cuestiones, dice que el impeachment es un golpe de estado porque ella fue elegida democráticamente por un total de 54 millones de votos, pero lo que no dice Dilma es que los votos sumados de su opositor Aecio Neves, en blanco, nulos y abstenciones suman 88,2 millones. Tampoco Dilma ha calculado que con 10 % actual de aprobación a su gobierno, sacando la cuenta a partir del número de los votos válidos, ella apenas alcanzaría 10.6 millones. Pero, y muy importante, los 54 millones que llevaron a Dilma a la Presidencia eran de la coalición que la llevó y no sol del PT.
La presidenta de la Republica fue crítica de la política económica de Lula siendo ministra de la Casa Civil y cuando se inició como presidenta se apartó de dicha política, alejándose de la política fiscal y no manteniendo control sobre los gastos públicos.
Otra cuestión nefasta para su segundo mandato fue que en la compaña electoral creó una especie de división la sociedad brasileña entre pobres y ricos, enfatizando que cualquiera de los otros dos candidatos más votados que ganaran la presidencia acabaría con los logros sociales de los 12 años de gobierno petista y que ella no haría ninguna reforma económica que pusieran en riesgo esos logros.
Después de instalarse en su segundo mandato empezó a realizar reformas que en su campaña criticaba a sus adversarios, lo que enfureció a una gran parte de sus votantes y a una parte de la cúpula del PT, a su militancia y los movimientos sociales afines, que la llevaron a realizar marchas y contramarchas y cambios efímeros de sus ministros de economía, con lo cual acentuó la parálisis en el congreso nacional, rompiendo con la gobernabilidad de Brasil lo que desencadenó la actual crisis política, acompañada de la crisis económica ya existente y sumada a la crisis de corrupción en Petrobras y otras empresas estatales del sector energético.
La presidenta Dilma tenía 32 ministerios, una cifra altísima para poder satisfacer los intereses de la gran coalición de partidos que precisaba para gobernar. Temer redujo esa lista a 22 fundiendo ministerios.
El presidente interino de Brasil, Michel Temer, designó el día 19\05\2016 a los 22 ministros que integrarán su gabinete, todos hombres y en su mayoría políticos o empresarios.
Pertenecen a coalición: El Partido Popular Socialista (PPS), Partido Movimiento Democrático de Brasil (PMDB), Partido Social Demócrata de Brasil (PSDB), Partido Progresista (PP), Partido Social Democrático (PSD), Democráticos (DEM), Partido Verde (PV), Partido de la Republica (PR), Partido Republicano Brasileño (PRB).
La distribución partidaria de ministerios es un mecanismo de “compromiso” multipartidista que busca controlar la mayoría absoluta en el congreso nacional o sea en la Cámara de Diputados y en el Senado (ver Presidencialismo de Coalición en Brasil SPD 205) para la aprobación de leyes y reformas
Desafíos del gobierno Temer
Mantener una relativa unidad de la base aliada en el congreso nacional para la aprobación de leyes necesarias y reformas urgentes para salir de la crisis económica y para ganar la necesaria credibilidad nacional e internacional de Brasil.
Garantizar la educación, salud, seguridad ciudadana y otros beneficios sociales garantizados por la constitución brasileña.
Garantizar la continuidad de las investigaciones sobre corrupción llevadas a cabo por el Ministerio Público, la Policía Federal, la Justicia Federal de Primera y Segunda Instancia y la Corte Suprema de Justicia.
Corresponder con las aspiraciones de la sociedad brasileña en lograr una mayor democracia participativa, mayor ética en la política para que los políticos brasileños dejen de ser corruptos y las empresas brasileñas dejen de ser corruptoras.
Desarrollar una política exterior fundamentada en el artículo 4 de la constitución de 1988 que determina los principios de no intervención, la autodeterminación de los pueblos, la cooperación internacional y la solución pacifica de los conflictos, dejando de lado las relaciones de crispación “bolivariana” y todo tipo de imperialismo sea de izquierda o de derecha que no se avienen con la idiosincrasia de los brasileños, el pacifismo y el devenir histórico de Brasil (ver Política Exterior de Brasil SPD 209).
Llamo la atención a los actuales gobernantes de Cuba que son los mismos de 1964 cuando el golpe militar en Brasil, cuya primera justificativa, según los golpistas, fue evitar la implantación de un régimen comunista promovido por Cuba.
Hoy Brasil es una democracia con sus instituciones republicanas consolidadas y el contrapeso ejercido, otrora, de forma drástica, inquisitiva y brutal por los militares, hoy corresponde al Poder Judicial y a las instituciones horizontales de control del estado democrático de derecho a través de la judicialización de los conflictos de forma firme y sutil.
El PT y el PC de B están usando una narrativa fundamentada en que se está ejecutando un golpe al estado democrático de derecho a través del impeachment a la presidenta de la república. Los entendidos de la problemática brasileña aducen que ese discurso está dirigido a la movilización de sus militancias y de sus movimientos sociales a fines, con vista a las elecciones municipales a celebrarse en el mes de octubre del presente año, en virtud de contrarrestar sus desgastes por más de 14 años de gobierno y por el proceso de corrupción en Petrobras y otras empresas estatales del sector energético en el que se encuentran involucrados.
Cuba debería evitar involucrarse en los problemas internos de Brasil sea por afinidad ideológica y\o por sus relaciones históricas con el PT y el PC de B porque estarían poniendo en riesgos los intereses de Cuba con Brasil y traer como resultado que las actuales autoridades de los diferentes poderes independientes de estado brasilero ante una intervención de tal magnitud de un gobierno extranjero podrían proceder a la judicialización del Proyecto Más Medicos y a las Inversiones del Puerto del Mariel lo que sería muy contraproducente para Cuba.
Por otro lado la vieja mentalidad anticastrista en el interior y en el exterior de Cuba está argumentando que la caída del castrismo se está haciendo eminente porque sus aliados en América del Sur están en crisis. Con respecto a Brasil estas personas deberían saber que el gobierno de Temer no es un gobierno integrado por un partido sino por una base aliada variopinta integrada por partidos de derecha, de centro derecha, de centro izquierda y de izquierda.
La izquierda en la coalición está representada por el Partido Popular Socialista (PPS), fundado en 1992 después de la caída del Muro de Berlín por una disidencia de intelectuales del Partido Comunista de Brasil, entre ellos Roberto Freire actual Presidente del partido, que se apartaron de marxismo-leninismo por entender en esa época que el socialismo real estaba liquidado.
Es un partido de izquierda pero no comunista y mantiene determinadas posiciones más a la izquierda del PT. Hay que señalar que uno de sus miembros Raul Jungmann es ministro de Defensa. Cuando Temer consultó al alto mando de las Fuerzas Armadas para una primera propuesta de un miembro de otro partido de la coalición, el mando militar lo rechazó por entender que era muy joven y no tenía la experiencia política y la madures necesaria para tamaña responsabilidad y sin embargo al final lo aceptaron y no tuvieron ningún inconveniente.
Esto demuestra que la izquierda brasileña, que no es solo el PT, dispone de una reserva política capaz de asumir grandes responsabilidades en periodos de crisis.
Habría que decir que las relaciones futuras de la Cuba actual con Brasil no van a estar en dependencia del gobierno denominado de salvación nacional de Temer, sino del comportamiento y el entendimiento de la alta dirección política de Cuba de la problemática brasilera actual que es sumamente compleja.
Yo recomendaría a la vieja guardia “política” de la Plaza de la Revolución que la palabra de orden con relación al gobierno de Temer sea prudencia para, como expresa el dicho popular cubano “que no se vallan con la de trapo”.
A las agrupaciones prodemocráticas en el interior de Cuba, les recomiendo con respecto al Brasil, que no se deben llevar por la vieja mentalidad anticastrista que parece seguir esperando por algún ocaso del destino para el derrocamiento del gobierno y sigan luchando por una transición ordenada a la democracia de Cuba. Incluso puede ser posible que en este nuevo amanecer brasilero encontremos un mejor entendimiento para transitar por ese camino.
POESIA
Adicional a Dramaturgia de las piedras
Por Félix Guerra

Sopeso temerarias ideas por escribir.
Algunas dan escalofríos. Y muchas aún continúan impedidas de expresión poética.
Congestiones de lenguaje soterrado, seguramente.

Lógica y fantasía oponiéndose a excesos. Textos que fatigoso elaboro con apuros, mañana duermen flojos debajo de la cama.

A veces con criterios exaltados, ora con subjetivismo alucinante. En ocasiones voluntarismos inertes no se sostienen sobre el papel. Construyo con hilachas desatinadas. O visiones parpadeantes o en exceso repletas de infortunios.

Quizás, quizás, precisamente
por esas mismas razones (muy a mi pesar)
se encaminan a diario a su propia fatal deconstrucción.

Una de tales fantasías la titulé Dramaturgia
de las piedras.
Tema: ¿cargan virtuales melodramas las endurecidas piedras o la adquieren en contacto
con el hueso quebradizo y la carne siempre débil?

Consiste los asuntos en:
Una: la opción de exonerar a las piedras
por daños causados, o
Dos: la posibilidad de achacar a partes
iguales responsabilidades por ocu-
rrencias de desgracias humanas o
alteraciones graves del orden.

Hice exploraciones en varias direcciones.
No obstante, y a pesar de esfuerzos denodados, no me cuaja del todo el teorema.

Decisión con demasiados bordes candentes. Y cuánticos, es decir microscópicos,
que son raíz y medula de muchos otros arduos apremios que se atañen unos con los otros.

Algunas dudas detienen a las otras. Pulsaciones de este instante son impugnados por siguientes intuiciones y colindantes digresiones.

Algo hay de intuitivo en mis impulsos, pero decidí nunca dejarme llevar por arranques.
También mucho de lógico, ¿pero cuántas veces falló la razón ante dudas supremas?

Pregunto adicional:
¿Y si ocurre una vez más que ofendo o desacredito a protagonistas posibles, políticos
de turno, sultanes de la ideología, pensadores irascibles, muchedumbres agotadas o al infeliz mandante de este apartado municipio?

¿Y si no logro, por más que me devane,
que rimen epopeya y victoria? ¿O planes quinquenales con prosperidades sostenibles? ¿O felicidad con un plato de frijoles rebosante?

¿Si no atino a mencionar virtudes y cantar
alabanzas ante de internar el verso
en marabusales, primaveras desguazadas, implementaciones torcidas, así como amaneceres atravesados por espinas ahora peores
que las de ayer o anteayer?

¿Qué preferirían caudillos políticos o doctrinarios mundiales más convencidos de sus ideas?
¿Qué esperan siempre líderes y cabezas pensantes? ¿La ciencia interesada tendría una opinión ideológica?

¿Y el arte qué diría, que diría el arte?

¿Y si no logro, por ejemplo, sonreír delante
de la prensa? ¿Si entro en pánico cuando enfoquen las cámaras fotográficas? ¿Si no me alegro
con suficiente anchura, antes que me escupan al rostro salivas de indiferencia?

¿Poseen dramaturgia propia las piedras? -interrogo una vez más.
¿O la adquieren acaso en la vecindad
con las criaturas pensantes? ¿Al entrar en intimidad con ideas y la frágil carne viva?

Segunda parte del mismo asunto.
¿Lo orgánico ideológico, con sistema nervioso centralizado y doble espiral para el ascenso afiliatorio, es útil para subir y bajar?
¿Debemos colocar antes estos difíciles conceptos en sus sitios?
¿Y sumada circunstancia inmortal del aparato de detecciones y sabidurías, realmente existen portadores de felices desenlaces sociales?

¿Lo inorgánico es solo escenografía? ¿Solo telón y música de fondo?

¿Toda substancia yace en constante espera
de que la criatura descuidada roce aristas
endurecidas para hacerla sangrar hasta el martirio? ¿E irrumpir luego al escenario ideal
donde se agazapan potencias y debilidades humanas?

¿La piedra es inocente de herir o la herida
es inocente de ser apedreada?

¿Piedras inesperadas en el camino enturbian las buenas intenciones? ¿Piedras en camino impiden inesperados excelentes propósitos?

¿Masa crítica de sucesos impelida por movimientos obstinados, conscientes o inconscientes del temperamento, estorban cualquier excelente interpretación de los sucesos?

Tiempo pasa. Emociones se ajustan el cinturón y cambian a piedras enrojecidas. Y arrojadizas.
O sujetadas en la furia del puño.

¿Piedras cruzan de bando y se internan
en confrontaciones? ¿Finalmente emociones desfallecen o estallan en la corriente de la sangre?

¿Piedra es fuego? ¿Solo le falta pólvora?
¿Pólvora es violenta o siempre le faltara gatillo?

Final del mismo asunto.
¿Irrupción incandescente de piedras
en alud, sobre aldeas y ciudades, positivamente dejan víctimas y horribles quemaduras en el pecho? ¿Y sin techo a la población?

¿Teatro humano acude y derrama llanto
sobre ruina y ruinas, que desmantelan en primer lugar a los ruinosos habitantes periféricos?

¿Es la dialéctica del drama? ¿Su acumulación el origen de las dramaturgias que se hacen imprescindible en cualquier escenario con pretensiones?

Escasean desahogos, faltan consuelos. Dolor quema: más donde no apaga y más donde
definitivos se apagan los fuegos.

¿Tragedias de incendio, que originalmente
fue luz de aurora, pero que se apaga,
se apaga, y deja pestilencias ideológicas,
es sol a sol
el primer drama universal de los seres vivos?

Multitudes emigran a nuevos supuestos refugios y destierros.
Marchan con sus gibas contra el horizonte.

¿Sucesivas piedras diseñan parábolas
e inmovilizan y predicciones para cuándo?

¿Perseguidos en desplazamientos,
por tierra, aire y mar, que nuevas esperanzas pueden remover como cenizas o cosechar
en surcos nuevos?

Se reenvían demasiadas muchedumbres a pasados extemporáneos.

Entretanto, sin apuro, jolgorios oficiales renuevan los constantes aniversarios.



Desde Cuba: Boletín por un socialismo participativo y democrático
13 mayo, 2016, 5:13
Filed under: Sin categoría

Cuba. Mayo 2016 Foto: Shireen Bahmanizad

 

SPD-212

No. 212 (29/año 8). La Habana, 11/Mayol-2016

“Se reconoce a los ciudadanos libertad de palabra y prensa conforme a los fines de la sociedad socialista”. Art. 53 de la Constitución

 

 

Artículos, notas, reseñas, publicaciones de interés.

Los autores son los responsables de sus escritos.

Reenvíe este boletín a todos los que estime conveniente.

Se autoriza la reproducción total o parcial en cualquier soporte.

Recopilación de Pedro Campos. CE pedrocampos313@yahoo.es pedrocampos@nauta.cu

Se agradece críticas, comentarios, sugerencias y opiniones sobre forma/contenido

El boletín SPD se puede encontrar en el sitio http://felixsautie.com/ y en el blog Primero Cuba http://primerocuba.blogspot.com 

ÍNDICE

Cese el acoso al pensamiento revolucionario de izquierda.

Declaración de la izquierda Democrática Socialista Cubana, IDSC, Refundación Socialista, RFS, Nueva Izquierda revolucionaria y Socialista Siglo XXI,  NIRSXXI, y Nuevo Proyecto Socialista para Cuba, NPSC.

El Quijote y Cervantes en Cuba… ¡nunca deberían ser olvidados!

Por Félix Sautié Mederos.

 

 

Participar y asumir el debate

Por Pedro Campos

 

 

Autogestión: Solución a la enseñanza de las Ingeniarías en Cuba

Por: Moustafa Hamze Guilart *

 

 

El Congreso,  el continuísmo y nuestro cielo.

Germán M. González

 

 

 

 

 

 

CONTENIDO

 

 

Cese el acoso al pensamiento revolucionario de izquierda.

Hay que penalizar severamente el uso de la violencia contra el pensamiento diferente. Las ideas se combaten con ideas.

Declaración de la izquierda Democrática Socialista Cubana, IDSC, Refundación Socialista, RFS, Nueva Izquierda revolucionaria y Socialista Siglo XXI,  NIRSXXI, y Nuevo Proyecto Socialista para Cuba, NPSC.

 

 

Hemos conocido diferentes hechos que confirman un incremento de la actividad  represiva, la coacción, la difamación y el uso de métodos inadecuados por parte  de los órganos de control y seguridad-y algunos  intelectuales orgánicos,- sobre revolucionarios probados y otros pensadores  e intelectuales, que en el complejo panorama de Cuba, intentan contribuir al perfeccionamiento o la renovación del  proyecto  social actual.

En especial, la ya larga hoja de desmanes  contra  el compañero Pedro Campos y los miembros del proyecto SPD que  luchan por  un Socialismo que  rescate sus verdaderas raíces y que con lealtad meridiana,  han entregado al Comité Central del PCC sus  consideraciones, desde siempre y mucho antes de  hacerlas públicas.

Ello es  completamente inaceptable.

Gravísimas consecuencias  pueden producirse de la aplicación de métodos incorrectos para solventar las contradicciones en el seno de los revolucionarios. Y esperamos nadie se extrañe que quienes esto subscribimos hallamos defendido y afirmado, sin titubeos y más de una vez, que  hay que penalizar severamente el uso de la violencia contra el pensamiento diferente. Las ideas se combaten con ideas. Es una deuda con Martí y con los revolucionarios de todos los tiempos.

Estamos  convencidos que no habrá reino de justicias sin socialización, democracia radical,  libertad plena, bienestar real  y solidaridad ciudadana. Sin socialización, democracia y libertad no habrá Socialismo. Sin respecto a la dignidad de todo hombre, todos, no habrá república socialista.

Recordamos que Martí buscaba para Cuba y América Latina un modelo alternativo al colonialismo feudal español y superador de  las insuficienticas y lacras de las  concepciones del naciente Imperialismo y capitalismo norteamericano. Con igual fuerza, también buscaba enmendar los errores de los regímenes caudillistas y autoritarios   post coloniales en América  Latina. Jerarquizaba la democracia, la libertad, la ética y la moral en la política.

Me parece que me matan un hijo  cada vez que privan a un hombre del derecho de pensar, afirmó el apóstol.

No ignoramos  que Marx  estaba por la autogestión, la autonomía, la democracia y contra el estado parásito y los autoritarismos de cualquier tipo. El primer acto político de Marx fue un llamado apasionado al respeto de la libertad de  palabra y prensa.

Recordamos  que los dirigentes de la revolución han llamado a contribuir  al desarrollo del socialismo cubano y a convertir a nuestra sociedad en una sociedad y un partido  plenamente democrático, en la que todos podamos expresar nuestras opiniones.

Recordamos que los revolucionarios  del 59 lucharon por la independencia y la justicia,  contra  la corrupción, pero también  por la libertad y la democracia. Los revolucionarios en Cuba lucharon siempre  por la república, no por el campamento.

Quienes esto escribimos estamos  por una sociedad profunda y plenamente ética y humanista, solidaria, radicalmente antidiscriminatoria, integralmente socializada  y democrática, donde el consenso sea pilar esencial y la coacción sea la mínima indispensable. Estamos convencido que no existe nada superior a una sociedad donde las oportunidades sean equitativas y los hombres participen, en condiciones de igualdad y libertad, en el diseño de su existencia y donde la fraternidad, la belleza, la alegría y los sueños sean impostergables e inobjetablemente posibles

El sistema político socialista cubano deberá renovarse y permitir espacios para que el pensamiento político alternativo, opiniones diversas, así como la iniciativa ciudadana, cuenten con plena libertad de manifestarse, de todos, sean cualesquiera sus filosofías, aunque en primer lugar, de los revolucionarios  de diversas tendencias, hoy evidente y confirmadamente completamente excluidos.

Es una inmensa tragedia y produce  profunda tristeza que revolucionarios  dedicados y comprometidos, sean tan ignorantes ideológica e históricamente-  y políticamente tan estúpidos-, como para no conocer y, peor, rechazar, el contenido profundamente democrático y libertario del socialismo de los fundadores y además,   dejen al capital apropiarse y monopolizar  esas palabras. Mayor tragedia que los métodos de represión y criminalización de la burguesía contra la izquierda en el mundo, también se apliquen en Cuba.

Nadie lo dude, defenderemos con  todos los medios a nuestro alcance y cualesquiera sean las consecuencias, la libertad de palabras de todos los ciudadanos y particularmente lo establecido en el artículo 53 de la constitución. “Se reconoce a los ciudadanos libertad de palabra y prensa conforme a los fines de la sociedad socialista”. Sin dudas y sin demoras,  expresaremos siempre nuestra solidaridad con todo revolucionario objeto de acciones de descrédito o peores.

Quienes esto escribimos estamos dispuestos a pagar el precio por nuestras ideas. Sea cual fuere.

La unidad es responsabilidad de todos. Toda acción tiene reacción, esperemos  se tenga conciencia de ello.

Comités Coordinadores de la izquierda Democrática Socialista Cubana, IDSC, Refundación Socialista, RFS, Nueva Izquierda revolucionaria y Socialista Siglo XXI,  NIRSXXI, y Nuevo proyecto Socialista para Cuba, NPSC.

El Quijote y Cervantes en Cuba… ¡nunca deberían ser olvidados!

Por Félix Sautié Mederos.

 

 

Hay conmemoraciones, incluso centenarias varias veces, que cuando el calendario nos las regresa ocasionalmente coinciden con circunstancias, angustias y necesidades que ocupan nuestros anhelos más perentorios; y entonces, su significado adquiere una especial importancia como resultó ser en mi experiencia muy personal la conmemoración Cervantina a la que asistí junto con mi esposa hace algunos días en el Palacio Velasco Sarrá junto a la Avenida el Puerto, entorno de especial belleza y en mi opinión mágico atractivo de una Habana Maravilla, tan abandonada a su suerte. Me refiero a la actividad denominada “Jueves Cervantino” como parte de los Jueves de la Embajada que regularmente realiza la Embajada de España en La Habana, en la que se expuso  el tema “El Cervantismo en Cuba”, magistralmente desarrollado por el Dr. José Antonio Baujín, decano de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana.

 

 

Todo lo cual  sucedió en ese constante y habitual eterno retorno en espiral, que la dialéctica de la vida y de la historia nos los regresa arropado por  las nuevas condiciones y problemas de la “realidad objetiva que realmente es” en contraposición con la “realidad que se nos quiere imponer que es” por parte de los poderosos de la tierra, que enfrentamos  con el sueño utópico de la “realidad que queremos que sea” en favor de nuestros intereses y problemas que nos preocupan y muchas veces nos angustian. Un contrapunteo que se manifiesta reiterado en el tiempo y que algunos vivimos con  especial preocupación.

 

 

Quiero referirme en consecuencia  al Bienio Cervantino 2015-2016 en que se conmemoran el 4to Centenario de la publicación de la Segunda parte de Don Quijote de la Mancha obra cumbre de las letras españolas y de la literatura universal, junto con el 4to Centenario el 23 de abril de la muerte y entierro de Miguel de Cervantes su autor epónimo. Quiero comenzar por decir que aunque los medios locales cubanos enfrascados en sus grises consignas que muy pocos creen, lo han ignorado prácticamente; resultó en cambio que  mi asistencia a la convocatoria del Jueves Cervantino confieso que dado el enjundioso análisis expresado por el ponente, removió en mi Ser Interior sentimientos y recuerdos muy personales que nunca podré olvidar y que quiero testimoniarles a mis lectores de Crónicas Cubanas en Por Esto! Fueron  remembranzas que  desde niño comenzaron a ser cultivados por el egregio preceptor  que por decisión de mi acomodada familia debido a mi precaria salud guio mis primeras letras. En esas circunstancias que testimonio, durante  la muy documentada exposición a que me refiero, viví un torbellino interior de recuerdos de hechos y de personas que incidieron en mi formación y muy en especial en mi vida, a partir de su marcado perfil quijotesco.

 

 

Expreso esto porque si bien García Márquez dijo en una ocasión y lo parafraseo dado la necesaria síntesis, que con un recorrido por La Habana él se encontraba con la inspiración de una generalizada realidad mágica y surrealista, por mi parte quiero atreverme a manifestar que la Cuba y muy especial  La Habana en que nací en su muy mágico barrio de El Cerro en 1938, he conocido, admirado y luchado con personajes quijotescos, verdaderos caballeros de una triste figura externa y un alma acrisolada por el amor a la vida, a la humanidad y a la justicia social. En este tropel de recuerdos, desfilaron por mi mente las imágenes de personas muy encumbradas  como el Fidel del Salón de Mayo de los años 60 del Siglo pasado, el Che en su rocinante  de utopías y sueños revolucionarios cabalgando por Nuestra América; en tanto que más cercanamente no podré olvidar a mi primer maestro y poeta evangélico a quien ya mencioné anteriormente, desconocido en su modestia cotidiana y como consecuencia de su discriminada etnia de origen africano José  Cabrera Rico, al también egregio y en cambio muy popular maestro artífice de la Campaña de alfabetización y de la Educación de Adultos cubanas el  poeta Raúl Ferrer, a José Luis Posada maestro de la plástica y la ilustración surrealista que trabajó intensamente conmigo durante mi época de Director del periódico Juventud Rebelde y de El Caimán Barbudo, al Maestro Roberto Matta amigo del alma y cómplice de algunos proyectos surrealistas en la Cuba que lo acogió como hijo de hecho ante la agresión pinochecista de que fue objeto, al maestro poeta y etnógrafo Samuel Feijoó amigo de quien atesoro hermosas cartas con sus ingeniosas frases eruditas cuajadas de un filoso humor que pocos pueden exhibir al gran poeta Nicolás Guillén junto con el Indio Naborí; y al periodista Mario Menéndez maestro de la comunicación social que con su inclaudicable Por Esto! mejicano, latinoamericano y del mundo, lucha cargado de Dignidad, Identidad y Soberanía en su trinchera yucateca.  Me faltan otros que el espacio no lo permite pero espiritualmente todos revivieron en mi mente mientras que el doctor José Antonio Baujín estremecía mi conciencia y mis recuerdos.

 

 

Son muchos los Quijotes cercanos a mi vida y muchos los Quijotes que nunca deberíamos olvidar en esta época cuajada de claudicaciones, odios y rencores en que los valores humanistas y los derechos humanos son conculcados por el poder, la desidia, la vulgaridad, el sálvese quien pueda y la ambición que pujan por destruir la civilización e incluso al planeta. La Santa Biblia y el Quijote son dos libros esenciales que trazan un camino hacia el futuro que tenemos que construir y legar a nuestro hijos, nuestros nietos y a todos los que vienen detrás de nosotros.

 

 

El Jueves Cervantino en que participé fue un esfuerzo pequeño y grande, pequeño por lo limitado de su asistencia y grande por todo lo que removió la conciencia de quienes lo vivimos. En mi criterio, quedamos tácita y moralmente comprometidos con la efeméride quijotesca y cervantina que en este Cuarto Centenario estamos conmemorando, de la que los Jueves de la Embajada se hicieron con gran acierto eco y caja de resonancia sobre nuestra cultura compartida y nuestra conciencia de justicia, amor a la humanidad y la paz sobre la tierra. Albricias por el maestro José Antonio y su quijotesca y cervantina campaña que todos deberíamos cooperar para  extenderlas más allá de los claustros eruditos, universitarios e intelectuales hacia el pueblo y la recuperación de los valores éticos y ciudadanos que tanto necesita nuestra Cuba, nuestra América y nuestro mundo contemporáneos. Así lo pienso y así lo expreso con mis respetos por el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

Publicado en el periódico Por Esto! de Mérida, Yucatán , México, Sección de Opinión, el miércoles 4 de mayo del 2016.

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=475760

 

 

Participar y asumir el debate

Por Pedro Campos

 

 

El VII Congreso del PCC, al aceptar discutir en las bases del Partido y por toda la población, sus documentos centrales sobre la “conceptuación del modelo económico-político y social” y el “plan perspectivo de la economía nacional hasta el 2030”, así como el proyecto de nueva Constitución, que será sometido a referendo, está brindando la oportunidad de que se inicie un proceso democratización de la sociedad cubana.

 

 

Lograrlo depende de la participación efectiva de todos los cubanos.

 

 

No fue una dádiva del Partido-gobierno-estado, fue el resultado de las demandas de miles de militantes en sus núcleos y de la defensa pública de muchos militantes y no militantes de su derecho a opinar, y especialmente de la campaña que desarrolló la amplia izquierda democrática existente dentro y fuera del partido.

 

 

Vale recordar el llamado público del militante de base del PCC  Paquito el de Cuba, del periódico Trabajadores, las miles de entradas de cubanos a los sitios digitales oficiales demandando el debate en las bases, los múltiples artículos publicados por la izquierda democrática en la blogosfera cubana y en los medios alternativos, todo lo cual se convirtió en una formidable campaña de opinión publica que fue la que llevo a la dirección del partido, a ser receptiva con la necesidad realizar esa consulta con  sus bases y con el pueblo.

 

 

Nunca quedó tan claro que la dirección del Partido anda por un lado y su base por otra.

 

 

Se hizo evidente que en las filas del PCC  no hay unanimidad y que su unidad solo es posible en la diversidad. El 1er Secretario parece haberlo entendido.

 

 

Ni la dirección del Partido, ni la militancia de base, ni el pueblo cubano deberían subestimar ese suceso ni mucho menos los eventuales resultados de esas discusiones. Ya la dirección del Partido ha expresado que va a “preparar a los cuadros que van a dirigir la discusión”, adelantando su interés en tratar de controlar el debate verticalmente.

 

 

Pero el llamado es a debatir y no a aprobar, así que no tendrá que aprobarse lo que venga. Todas las opiniones deberán ser presentadas, escuchadas, divulgadas y elevadas, incluso las que no  se compartan. Son las bases del partido y la sociedad las que deben decidir por dónde deben ir el partido y la sociedad respectivamente.

 

 

Pero más allá de eventuales limitaciones, es una buena oportunidad para que todos los cubanos con opiniones sobre estos asuntos participen  en los debates y de esta forma contribuir a democratizar la vida política del país y a promover un proceso de democratización desde abajo con medios y métodos afines (respeto, lenguaje adecuado, sin imposiciones, sin amenazas ni violencias de ningún tipo, sin exclusiones, y demás).

 

 

En estas discusiones deberían comprometerse  todos los cubanos, de dentro y de fuera, de todas las visiones políticas, y todas las ideas deben hacerse llegar a todos los demás cubanos y desde luego al convocante, el CC del PCC. No es rendirle pleitesía,  cumplir orientaciones, ni aceptar imposiciones: es participar para hacer valer los criterios de todos. Se va a debatir los documentos oficiales y las ideas que todos seamos capaces de exponer. El proceso lo está abriendo el Partido, pero son los ciudadanos los protagonistas.

 

 

En la medida en que todos estemos informados del pensamiento de las mayorías, la sociedad cubana podrá reconocerse mejor a sí misma y encarar más democráticamente su futuro inmediato y posterior.

 

 

Desde luego, un proceso plenamente democrático tendría que ser abierto, amplio, horizontal, donde todos los cubanos sepamos lo que piensen los demás, se abran webs  para los debates públicos, la prensa oficial publique en sus páginas las discusiones y lo que les escribe el pueblo y se permitan cabildos abiertos y reuniones de todos los que deseen participar en  los debates.

 

 

Lograr que así sea está en manos de la ciudadanía, no solo del PCC. Hay que participar y asumir el debate.

 

 

Estos debates deben servir de ensayo para la discusión del proyecto de nueva Constitución, el cual será sometido luego a referendo.

 

 

El PCC es el único partido en Cuba. Si quiere representar los intereses de todo el pueblo cubano debe abrirse a todos y dejar atrás sectarismos y exclusiones y permitir que libremente todo el que lo desee exprese sus criterios, proponga soluciones y luego sean debatidas también por todos los cubanos.

 

 

En dependencia de la participación de los de abajo,  el debate sería otra intrascendente “consulta” más, o la apertura de un proceso de democratización de la vida política del país.

 

 

 

 

 

 

Autogestión: Solución a la enseñanza de las Ingeniarías en Cuba

Por: Moustafa Hamze Guilart *

 

 

El modelo político\económico\social\cultural de Cuba debería estar contenido, de forma general, en su constitución democrática y ser su garante el estado de derecho emanado de dicha constitución

 

 

Por ello, aunque existen diversos movimientos oficiales  e independientes promoviendo proyectos de leyes electorales, no se debería perder de vista que un objetivo determinante es alcanzar es una nueva Constitución democrática, donde deberá quedar concretar el modelo general de República a que aspiran los cubanos.

 

 

Estimo que dado el nivel actual de la economía cubana, la parte económica del modelo debería contener componentes de liberalismo económico y de la autogestión socialista, de manera que puedan coexistir, desarrollarse y competir lealmente en una economía de mercado social  las cooperativas, otras empresas e instituciones de tipo autogestionarias, las pequeñas y medias empresas privadas, las grandes corporaciones de capital nacional y extranjero, de capitales mixtos y determinadas empresas estatales donde sea justificada su existencia.

 

 

Un contenido básico del modelo, porque las circunstancias históricas concretas así lo demandan, debería ser la autogestión socialista, la que además de normar el sistema cooperativo de producción y servicio, puede ser una herramienta idónea para permitir el surgimiento de organizaciones autogestionarias en el sector de la cultura y de la educación que cuya mantención sería muy onerosa para el futuro estado cubano.

 

 

La autogestión haría posible el funcionamiento y el cumplimiento de la función social de determinados centros universitarios, que incluso están en los planes de cierre de determinados educadores y “políticos” que ciertamente argumentan que las gigantescas instituciones universitarias cubanas serán insostenibles por un estado democrático.

 

 

En Cuba existen muchos centros de formación de ingenieros en las ramas tecnológicas y agropecuarias. Esos centros funcionan de formas independientes o como parte de las universidades cubanas. Tienen un cuerpo docente altamente capacitado y estable, con un alto porcentaje de grados académicos, incluso con reconocimiento internacional, manteniendo relaciones de cooperación y desarrollo con otros centros universitarios tanto en Europa como en América Latina y ahora con las relaciones entre Cuba y USA es muy probable que esas relaciones se puedan expandir más aún.

 

 

Esto no es una propuesta, la intención del presente artículo es abrir un debate sobre una cuestión vital para la enseñanza superior cubana y en particular para las ramas de las ingenierías y que sean los docentes y funcionarios de esas ramas los que empiecen a buscar soluciones a lo que visto superficialmente sería un lastre para el futuro estado democrático, según algunas mentes que “piensan racionalmente” con cierres o privatizaciones de estos centros educativos.

 

 

El cierre estaría dado, porque para estas mentalidades, si no hay lucro no hay porque privatizar  y porque dado el volumen de esas instituciones no sería negocio privatizarlas. La solución sería entregar esos centros en autogestión a sus docentes y funcionarios para que ellos mismos administren como financiar sus actividades docentes y de investigación, teniendo cuenta que Cuba para su desarrollo necesitará de proyectos y de asistencia técnica en todas las áreas de ingeniería lo que puede ser unas de las fuentes de ingresos de esos centros, así como también, de proyectos y servicios técnicos para el exterior.

 

 

Por lo que bajo esas condiciones además de centros docentes, pasarían a ser centros de investigaciones, de desarrollo y de proyectos autofinanciados o cofinanciados con los interesados.  Por otro lado los estudiantes no necesitarían pagar sus estudios porque participando en esas actividades con los docentes amortizarían sus estudios e incluso podrían recibir alguna remuneración como resultado de sus trabajos.

 

 

Por todo lo expresado la cuestión no sería ni de cierre, ni de privatización, la cuestión sería de autogestión de forma libre y autónoma, donde la función del estado democrático sería la de establecer las normas mínimas que no permitan que esos centros de ingenierías se conviertan en feudos de determinados de grupos de dominación encubados o migrantes de otros sectores.

 

 

 

 

*Moustafa Hamze Guilart

Ingeniero de Minas por el Instituto Superior Minero Metalúrgico de Moa

Master y Doctor en Ingeniería por la Escuela Politécnica de la Universidad de São Paulo

 

 

El Congreso,  el continuísmo y nuestro cielo.

Germán M. González

 

 

Cielo dividido (Der geteilte Himmel) es una novela de la escritora germano oriental Christa Wolf, también llevada al cine. El argumento gira en torno a la relación amorosa y ruptura de ésta entre dos jóvenes germano – democráticos; él, decepcionado por el burocratismo y la falta de perspectivas para su realización profesional y personal abandona la RDA y se va a trabajar y residir en la Alemania Occidental. Ella, decidida a luchar contra esos males que reconoce, pero considera pueden ser superados retorna a la parte Oriental. Como la novela se ambienta en los inicios de los años 60s no conocemos el destino final de la joven protagonista, pero la autora sí vive hasta los 81 años falleciendo en el 2007, todo ese tiempo fiel a sus ideas de Izquierda Democrática y enemiga del estado dictatorial y  burocrático que consideraba la antítesis del marxismo. Se opuso resueltamente a la reunificación alemana.

 

 

La trama de la novela y el destino de su autora me vino a la mente cuando escuchaba a Raúl Castro en el Congreso del partido recién concluido reafirmando el continuismo, es decir, el propósito es no cambiar la estatización de la economía y la existencia de un equipo gobernante vitalicio que se reelige a sí mismo periódicamente. Este sistema, fracasado en todos los lugares donde se instauró, sencillamente ha demostrado su total inoperancia, genera alternancia de autocracia y  burocracia apoyadas ambas por tecnocracia; inmovilismo, falta de eficiencia económica generalizada, y en el caso cubano desindustrialización y casi extinción de las tres clases que según Marx impulsan el progreso: la pequeña burguesía o emprendedores, el campesino y el proletario. A consecuencia de lo anterior genera separación familiar por la migración de las personas más aptas y con mayores aspiraciones de progreso profesional y personal, claro que con la  pérdida de vidas humanas consiguiente, en la ex RDA asesinados al tratar de cruzar la frontera (con muro incluido) y en el caso cubano de todas las formas imaginables y algunas inimaginables.

 

 

Los “cielos divididos” han existido en toda la historia de la humanidad, pero en particulares exponentes del fracaso de un sistema político – económico tenemos en el siglo XX el caso de los dos estados alemanes y los dos coreanos. En el primer ejemplo mientras uno progresaba con el capitalismo “controlado” y la democracia burguesa, integrado al sistema capitalista mundial, el otro, que en sus inicios cosechó éxitos, al final, con una diferencia abismal de niveles de eficiencia fue absorbido, pues la llamada reunificación en realidad constituyó la absorción del más débil y atrasado por el más fuerte y pujante. De la extinta República Democrática Alemana quedan hoy como recuerdos pintorescos y trágicos a la vez el demolido Muro de Berlín, la explosión de éxitos deportivos aupados por un sistema de dopaje masivo con apoyo estatal y el sistema de vigilancia persona a persona establecido por la tenebrosa STASI, ante el cual las denuncias de Snowden parecen pobres imitaciones realizadas por la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense.

 

 

En el caso de las dos Coreas el libreto se repite: pujante desarrollo económico y social para el Sur capitalista e integrado al sistema económico mundial, incremento sostenido del bienestar familiar y pleno desarrollo personal y profesional de sus ciudadanos. La Corea del Norte, el reverso de la moneda con hambrunas mortíferas incluidas, también nos dejará a su desaparición varios recuerdos tragicómicos: La sucesión de Kim(es), ya van por cuatro; un mandato político más que vitalicio, pues el primer Kim es “Presidente eterno” por tanto rebasó en el poder su ciclo vital; la belicosidad que incluye un desmedido desarrollo de la tecnología militar y las fuerzas armadas más numerosas del mundo con relación a la población y por último la que quizás sea la sociedad más hermética de la historia, en estos tiempos de Internet y trasmisiones satelitales. Del interior de ese país no se sabe casi nada, solo lo que llega por boca de los afortunados que pueden huir del “paraíso” y es recogido por encuestas frecuentemente poco fiables. Claro que la reunificación de las dos Coreas no parece próxima, a nadie, sobre todo a los vecinos inmediatos (Japón, China, Rusia) ni a otros no tan cercanos le conviene la unión del desarrollo económico del Sur con el bélico, incluyendo armas nucleares, del Norte.

 

 

El territorio de nuestra Patria no está dividido en estados diferentes, sin embargo la cantidad de cubanos residentes en el exterior, casi uno de cada cuatro, y la concentración de éstos en el estado Norteamericano de La Florida, especialmente en la ciudad de Miami, donde ya van llegando al millón, hace que si nuestra tierra no está dividida (está estatizada y llena de marabú, pero unida) nuestro cielo sí se esté dividiendo cada vez más, pues cada cubano que se va se lleva un pedacito consigo y ya van siendo muchísimos pedacitos que constituyen un fragmento considerable. Hace rato que se ve a oficialistas convencidos, come candelas con rosca izquierda (como el personaje de “pistolita” en el filme Hacerse el Sueco), visitar las entrañas del monstruo, en ocasiones varias veces al año, invitados y sufragados sus gastos por los traidores, apátridas, desertores, gusanos y otros epítetos en su mayoría proferidos originalmente por Fidel Castro (como cuando calificó a Mao de viejo chocho con treinta años menos de los que él tiene ahora o a J.F. Kennedy de millonario analfabeto, a pesar de ser graduado con honores de Harvard y autor de varios libros sobre Historia). Nuestros compatriotas fundamentalistas van a las entrañas del monstruo a conocer a sus descendientes menores y de paso se recomponen las relaciones padres e hijos dañadas en ocasión de una eventual deserción, pero bueno, la sangre es la sangre y los nietos arreglan cualquier diferendo.

 

 

Y ahí se llega a un punto contradictorio: mientras los medios “informativos”, los historiadores oficialistas, y los intelectuales al servicio de la “nueva clase” magistralmente descrita por Milovan Djila advierten y meten miedo al “coco” llamando a la precaución por los peligros del acercamiento al sempiterno enemigo del norte (excelente malo para crear y mantener el síndrome de Dinamarca que padecen tantos compatriotas) los cubanos de a pie, de aquí y de allá, se llevan de maravillas y mantienen estrechas relaciones ahora facilitadas por la apertura de las comunicaciones de todo tipo. Pero ¡Cuidado! Los cubanos de aquí, excepto el reducido grupo de los pertenecientes a la compacta “nueva clase” carecen de poder económico y acceso a las verdaderas fuentes del poder, los de allá, o una minoría importante de ellos, sí tienen poder económico, e incluso, los más humildes comparados con los de acá son ricos y tienen habitualmente acceso a los medios tradicionales y emergentes de cualquier tendencia.

 

 

La Historia confirma que el poder económico a la larga se impone y no es una aberración pensar que un día la minoría de allá, poderosa económicamente, se engulla a la mayoría de acá, en la miseria consuetudinaria. Ya lo hacen los hijos pagando el viaje y estancia a los padres, además de los regalos y ayuda sistemática, tragándose éstos todas sus opiniones fundamentalistas y lealtades personales a sus líderes históricos, todo en aras de los hijos, los nietos y las ventajas materiales a veces imprescindibles para la vida.

 

 

Entonces cabe preguntarse ¿Hasta qué punto es realista el propósito continuista que se proclama en el discurso oficial del Partido? Desaparecidos los “líderes históricos” inexorablemente (aunque se les conceda el poder post – vitalicio como al primer Kim coreano solo sería, cuando más, simbólico) ¿Para conservar en lo posible su reputación en el imaginario popular no será mejor proceder a la democratización de la sociedad? ¿Qué pasará a los burócratas sustitutos, educados en la obediencia y con miedo por reflejo condicionado a la iniciativa? Generalmente los escogidos como sucesores históricamente lo son por “disciplinados y combativos” que opinan cuando conocen lo que se quiere oír por sus jefes, más aún cuando éstos lo son durante tanto tiempo y de forma tan absoluta. Y la habilidad para decir lo que se quiere oír y callar lo que no resulta una cualidad negativa a la hora de enfrentar la tarea de gobernar, que requiere cualidades totalmente contrarias. Esto lo ha demostrado la vida infinidad de veces.

 

 

Como en tantas ocasiones en su accidentada Historia los cubanos se encuentran en una encrucijada. Aún le quedan restos de poder a los “históricos” y pudieran usarlo para modificar el sistema político y electoral cubano democratizándolo, bajo tres premisas fundamentales: Que todos los gobernantes sean elegidos directamente por los ciudadanos (independientemente de dónde residan); establecer los tres poderes independientes entre sí: Legislativo que haga las leyes y vele por su ejecución, Ejecutivo que administre el País bajo el imperio de las leyes y Judicial que vele por el respeto a las leyes y sobre todo de la Constitución y como condición de los anterior y para hacerlo posible democratizar la información, permitir medios impresos alternativos y absoluta libertad de opinión y expresión.

 

 

En los próximos cinco años pudiera implementarse esto, más cuando el propio Raúl Castro se auto designó para las tareas de modificaciones constitucionales. Que dejen a los cubanos elegir a quienes los gobiernen y de paso que estos gobernantes electos (no designados como hoy), y por tanto comprometidos con las masas (usando el término preferido por el Che y Silvio) decidan en qué medidala mano invisible del estado y la mano visible del estado (al decir del Presidente Chino en la ONU) manejen la economía del País. Seguro que democratizar la sociedad será el primer paso para reanimar la maltrecha nacionalidad cubana y evitar que sea absorbida por una sociedad muy poderosa en todos los sentidos, que ya cuenta y al paso que vamos cada día contará con más, compatriotas en su seno.