Cuba Nuestra: Sociedad Civil


Desde Cuba: Boletín por un socialismo participativo y democrático 206
17 abril, 2016, 7:45
Filed under: Sin categoría
2942651750_ce09903ef4_z

Puesta de sol sobre La Habana. Foto: Mike Fleming

 

No. 206 (23/año 8). La Habana, 13/Abril-2016

“Se reconoce a los ciudadanos libertad de palabra y prensa conforme a los fines de la sociedad socialista”. Art. 53 de la Constitución

 

 

Artículos, notas, reseñas, publicaciones de interés.

Los autores son los responsables de sus escritos.

Reenvíe este boletín a todos los que estime conveniente.

Se autoriza la reproducción total o parcial en cualquier soporte.

Recopilación de Pedro Campos. CE pedrocampos313@yahoo.es o pedrocampos@nauta.cu

Se agradece críticas, comentarios, sugerencias y opiniones sobre forma/contenido

El boletín SPD se puede encontrar en el sitio http://felixsautie.com/ y en el blog Primero Cuba http://primerocuba.blogspot.com

ÍNDICE

El Congreso y el país

Por Jorge Gómez Barata

 

Las estructuras de poder en Cuba

Por Germán González

 

Una mirada desde Cuba a la campaña presidencial EEUU/2016

Por Pedro Campos

 

Sistema Electoral Brasileño VS Sistema Electoral para una Cuba Democrática

Por: Moustafa Hamze Guilart, São Paulo, (Especial para el SPD)

 

Una sorpresa de emprendedores y esperanzas…

Por Félix Sautié Mederos.

 

Oda a las vanguardias

Por Félix Guerra

 

CONTENIDO

El Congreso y el país

Por Jorge Gómez Barata

 

El Partido Comunista de Cuba, al que constitucionalmente corresponde trazar el rumbo del país y diseñar el futuro de la nación y del pueblo, tiene metas definidas, pero no programas y fórmulas para alcanzarlas. La carencia se debe a que los presupuestos doctrinarios, así como el modelo y las políticas económicas derivadas, quedaron virtualmente rebasados ante el fracaso del modelo establecido en la Unión Soviética y Europa Oriental.

 

Algunas corrientes de opinión e individuos que comparten los objetivos generales del proyecto socialista original creen que las reformas económicas tendrían mejor efecto si fueran acompañadas por innovaciones políticas, constitucionales, electorales y jurídicas, encaminadas a la democratización de las instituciones, incluido el Partido y el Parlamento. El conjunto pudiera dar lugar a un socialismo renovado, próspero, sustentable e inequívocamente democrático.

 

Otros puntos de vista, también legítimos, consideran innecesarias tales reformas, las tildan de concesiones, sospechan que puedan favorecer la penetración de ideas extrañas, e incluso conducir a la restauración capitalista. El Partido, que en lo adelante deberá conducir una sociedad no hegemónica, puede mediar entre los distintos actores sociales e indicar el camino correcto.

 

Soy parte de las generaciones que acogieron como la mejor opción la propuesta socialista de los años sesenta que prometía un destino común, feliz y dichoso para todos los cubanos. En aquel proyecto, el Estado, el Partido y sus líderes, se encargaban de diseñar el destino de todos.

 

Las circunstancias han cambiado, y aunque el Estado y las autoridades políticas mantienen su preocupación por el bien común, y mediante políticas públicas se esfuerzan por los asuntos colectivos, paulatinamente se abre paso la necesidad de que cada familia e individuo diseñe su propio destino y, en lo fundamental, lo sustente con sus propios recursos.

 

Corresponde a la vanguardia política, especialmente al Partido, proponer estrategias en todos los ámbitos de la vida social, para complementar las opciones individuales y convertir la suma de ellas en metas compartidas y en empeños nacionales.

 

Por ese camino el próximo congreso pudiera avanzar en proponer a los cubanos un proyecto de país adaptado a las nuevas circunstancias y exigencias mundiales, y que sea coherente con sus expectativas personales. Tal vez el cometido no sea completo ni terminado, y quizás no pueda satisfacer a todos, pero la vanguardia tiene que intentarlo. Allá nos vemos.

 

Publicado en Por Esto! el domingo 10 de abril del 2016

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=16&idTitulo=470409

Las estructuras de poder en Cuba

Por Germán González

 

Recientemente un estudiante de Preuniversitario me mostraba una tarea escolar con el tema en cuestión, él, de acuerdo con las clases recibidas elaboró esquemas los cuales estaba consultando. Como está claro que en Ciencias Sociales lo que hay que saber es qué quiere el profesor que se conteste, sin iniciativas ni investigaciones incómodas y como su trabajo no incluía el papel del Partido Comunista de Cuba, el cual es, según el artículo 5 de la Constitución “la fuerza dirigente de la sociedad y del Estado” le pregunté sobre eso, y me contestó que no estaba en los contenidos que le impartieron en clase.

Realmente eso es algo que no se divulga mucho en los medios y por lo contrario se realza en ellos el proceso de elecciones a los órganos de gobierno, resultando un contrasentido pues éste, a cualquier nivel, se subordina a las instancias del Partido, al menos eso dice el mencionado artículo pues especifica que no se trata de una guía espiritual de la sociedad, dice claramente “fuerza dirigente” y  “del Estado”, por tanto la subordinación de los órganos de gobierno al Partido es inequívoca según la constitución vigente en Cuba desde 1976. En concreto, quien elija la población no constituye una autoridad real en la instancia municipal, que es donde se “elige” en el significado pleno de la palabra, para el resto de las instancias de gobierno no se “elige” sino que se presenta a los votantes una lista cerrada donde se puede aprobar por los electores a los candidatos uno a uno o en bloque. El sistema garantiza la aprobación, pues si solamente la mitad de los electores acude a los colegios y marca su papeleta es válida la propuesta, por tanto teóricamente se puede llegar a diputado y hasta a la presidencia de la Nación con el 26% de los votos válidos de un municipio, ni siquiera de todo del País. A seguido me tomé el trabajo de elaborar un esquema que muestra la estructura del poder real en Cuba, el cual es el siguiente:

Meditando sobre el tema consulté en la Biblioteca Nacional José Martí  las constituciones de la extinta Unión Soviética, tres en el breve lapso histórico de su existencia como Estado, además de otras correspondientes a los países  del antiguo bloque socialista, todas muy similares entre sí y a la vigente en Cuba, aunque la cubana – el análisis comparativo llevaría mucho más espacio – resulta significativamente más rotunda que casi todas las demás en cuanto al predominio del Partido único y la permisibilidad de otras agrupaciones políticas.

Saltan a la vista varias cuestiones:

  • El sistema garantiza la permanencia por vida en el poder a quien alcance la cúspide de la pirámide partidista, realmente se constituye una “élite” (sin ánimo peyorativo) muy cerrada.
  • El control que pueda ejercerse sobre esa cúspide es casi nulo, es realmente fe en el autocontrol que ejerzan sobre sí mismos lo único válido. En Cuba se celebrará próximamente el 7º Congreso en 51 años, debieron ser cada cinco desde 1965 según los estatutos… es solo un detalle.
  • Según se demostró en la Unión Soviética y otros países, incluida Cuba, el sistema tiende a generar alternancia entre “autocracias” y “elitocracias” (nuevamente sin ánimo peyorativo), la palabrita no existe pero ¿cómo llamar al fenómeno real? No es aristocracia pues no está institucionalizada ni es hereditaria, ni partidocracia pues las bases del partido tienen muy poco que ver con las decisiones al funcionar éste con mucho centralismo y poca democracia.
  • El poder que se puede llegar a ejercer cuando se está en la cúspide es casi infinito al menos intrafronterizo, se puede hacer cualquier cosa, muy buena o muy mala, hay todo el poder y no hay contrapartida real.

Sin entrar a considerar profundamente los resultados de casi seis décadas, tenemos que en lo económico el país se encuentra desindustrializado, descapitalizado, endeudado y con un patrimonio productivo obsoleto en todos los sectores. En lo social reducidas al mínimo las tres clases que producen, los pequeños empresarios, campesinos y proletarios, predominando la nueva clase descrita magistralmente por Milovan Djilas conjuntamente con el lumpen proletariado que pulula en parques y aceras o empleándose en las estructuras estatales para poder “evolucionar”  con los recursos “desviados” que nutren el mercado negro y la economía sumergida (ni tan negro ni tan sumergida).

El pasado no tiene remedio; para el futuro quizás la salvación se encuentra en “invertir” las corrientes del poder, en lugar de arriba→ abajo establecerlo de abajo→ arriba donde la estructura gubernamental se edifica desde los cimientos, como se muestra en el esquema  siguiente:

Parece evidente que:

  • Las estructuras serán más sencillas:
  • Se evitan duplicidades y se fijan las responsabilidades claramente.
  • Los poderes se equilibran entre sí.
  • De limitar el tiempo en los cargos a dos mandatos de cuatro años, por ejemplo, se evitaría la permanencia en exceso, con todos los males que eso implica.
  • Las asambleas pueden ser más reducida en número de miembros y al menos en la Asamblea Nacional deben los diputados permanecer a tiempo completo legislando y fiscalizando la gestión del ejecutivo por el tiempo de su mandato.
  • Los miembros de cada poder no deben pertenecer a otro, aunque puedan proceder los presidentes y jueces de las asambleas en cada instancia, pero una vez electos tendrán que ser sustituidos como delegados o diputados.
  • Las elecciones alternarían, es decir, no deben coincidir las del ejecutivo y jueces con las del legislativo sino más o menos a mediación de cada mandato, evitando así interferencias.

Las personas que hoy ejercen cargos partidistas y/o gubernamentales pueden presentarse o ser propuestos como candidatos y de ser electos ejercerían sus mandatos en cualquiera de los poderes o trabajar en cargos no electivos en los órganos de la administración del estado (Ministros, directores, u otros), aprovechando su experiencia y la  honestidad  que por lo general practican en sus labores actuales. Es decir, lo que estoy proponiendo no es cambiar de gobierno, ni de gobernantes, sino dar a éste un carácter democrático del que hoy carece, simplificando las dobles estructuras que hoy existen y dando la posibilidad al pueblo cubano de no elegir representantes ante los gobernantes, como es hoy día, sino elegir a los gobernantes reales.

Por último comentar tres afirmaciones que se oyen comúnmente en los medios:

  • José Martí no fundó dos ni tres partidos para hacer la independencia… Está claro, Martí fundó uno, pero existían varios más en esa época, de diversas tendencias y Martí mostró siempre un profundo respeto hacia esos cubanos que, honestamente, mantenían opiniones divergentes.
  • Un solo partido garantiza la unidad nacional… Falso, la unidad en Cuba es ficticia, así como la unanimidad que se proclama, la migración masiva es prueba, entre otras muchas, de lo contrario. Muchísimos países con multipartidismo son ejemplo de unidad nacional demostrada ante difíciles circunstancias, sobran los ejemplos.
  • El Partido no postula candidatos… Cierto, no lo necesita, las estructuras del Partido constituyen el poder real en las instancias de municipio y provincia. Para la Asamblea Nacional una comisión partidista designa los diputados que luego se presentan en lista cerrada a los supuestos electores. Ya constituidos en Asamblea esos diputados designan al Consejo de Estado, que resulta con la misma membresía del Buró Político ¿Genial, verdad?

De instaurarse la hipótesis planteada, lo cual es perfectamente posible utilizando las estructuras existentes y el sistema electoral empleado para los municipios, se dejaría para las autoridades elegidas las reformas constitucionales que se consideren necesarias, así como la organización o no de partidos políticos, o dejando un partido único, el actual, para agrupar a los que con él simpaticen, y puedan ejercer a título personal, una influencia positiva en la sociedad como lo hacen diferentes organizaciones religiosas, profesionales, etc. Parece estar claro que una teoría como la expuesta en las condiciones de Cuba solamente puede ser implementada “desde arriba” utilizando el tiempo y el poder que les queda a los que se encuentran en la cima de la pirámide de mando actualmente, además parece cierto que la pésima situación económica y social del País, más el peligro real que representan los EE UU tan cercanos y poderosos inundándonos de maquilas y extrayendo lo mejor de nuestra fuerza de trabajo, coloca en un peligro mayor que en cualquier momento anterior a nuestra misma existencia como Nación.

Solo entregando el poder real a todos los ciudadanos pudiera fraguarse una salvación en el futuro cercano.

Una mirada desde Cuba a la campaña presidencial EEUU/2016

Por Pedro Campos

 

La actual contienda electoral en EEUU se ha caracterizado  en el campo republicano por los golpes bajos y las descalificaciones a niveles insospechados, donde a estas alturas el indeseado por el establishment republicano, Donald Trump, aparece en la delantera, con toda la estructura del PR “serruchándole el piso” y apoyando en su contra a una figura que lleva sangre cubana, Ted Cruz.

 

De Trump,  lo menos que se dice es que es un extremista, loco y fascista.  A Ted Cruz lo crucifican por impertinente, falto de carisma y demasiado conservador en materia religiosa.  Los que tienen esas características, no tienen muchas posibilidades para ganar una elección presidencial en unos  EEUU modernos.  A los dos candidatos demócratas, Hillary Clinton, y Bernard “Bernie” Sanders, nadie podría acusarlos de tales.

 

Trump preocupa a buena parte de los  norteamericanos y a muchos en el planeta, por las implicaciones de sus posiciones para la economía y la seguridad; pero sus desplantes al establishment y sus maneras populistas, lo acercan a una parte del electorado. El establishment  del PR maniobras para desbancarlo de la punta, lo que lo ha llevado a  considerar la posibilidad de separarse del PR..

 

En las elecciones presidenciales en EEUU pesa bastante la figura, el respeto y la simpatía que inspire, además de su programa y el dinero detrás apoyando su campaña.

 

Algunos analistas consideran que el PR está derrotado de antemano porque no logró desde el principio encontrar un candidato con peso y personalidad capaz de aunar las fuerzas tradicionales del partido. Arriba de eso se están desguazando entre ellos, el que quede, va a llegar debilitado al final y a estas alturas “inventarse” un aspirante ganador puede resultar en un desastre.

 

En la campaña por la nominación demócrata se ha jugado más limpio y se aprecia mayor unidad y coherencia.  Hillary Clinton va delante y de ser nominada  tendría la posibilidad de llegar a ser la primera mujer Presidente de EEUU, de hecho un gran atractivo.

 

Sanders, sin respaldo de los millonarios y tradicionales del establishment, ha hecho su campaña con pequeñas donaciones de jóvenes y trabajadores que hastiados de las grandes diferencias sociales y los abusos del poder, buscan  cambios  en el  sistema, un resultado tardío de  “Ocupa Wall Strett”. No es un socialista vulgar improvisado, nadie cuestiona  su condición democrática. Su discurso ha obligado a la Clinton a declarar: “las empresas deben repartir parte de sus ganancias entre los trabajadores”.

 

Un problema habitual en los demócratas es llevar a votar a sus bases de apoyo históricas: hispanos, negros, trabajadores y clases medias. Un contrincante “conflictivo” o un socialista en sus filas debe estimularlas.

 

Una eventual combinación Clinton-Sanders,  uniría a parte del establishment con parte de sus retadores, a las mujeres y los liberales con la izquierda y las bases tradicionales demócratas; pero podría quedar  muy a la izquierda del eje tradicional del electorado, aunque desde Obama  ya parecía moverse en esa dirección.

 

Tradicionalmente, si la economía crece, el desempleo está en niveles tolerables, no hay alta tasa de inflación, ni conflictos internacionales que comprometan la seguridad nacional y hay un buen nivel de aprobación de la gestión del gobierno saliente, el candidato del partido del Presidente en funciones tiene  más opciones.

 

Si no se producen cambios dramáticas en esos aspectos, cualquiera de los aspirantes demócratas, o la combinación de ambos  tendría más posibilidades para imponerse a cualquier de los republicanos, que todavía andan  “fajados”,  entre los cuales la novedad es la presencia de un agitador  con popularidad en las bases del PR, pero con posiciones demasiado controvertidas como para conseguir unirlo y derrotar a cualquiera de los demócratas en lisa. Pero todavía pueden pasar muchas cosas.

Sistema Electoral Brasileño VS Sistema Electoral para una Cuba Democrática

Por: Moustafa Hamze Guilart, São Paulo, Abril de 2016 (Especial para el SPD)

 

Brasil es una democracia en desarrollo, perfeccionando su Estado Democrático de Derecho; el presente artículo y otro sobre el presidencialismo de coalición en Brasil, publicado ya en SPD 205, tienen como intención hacerle llegar a los compatriotas en el interior de Cuba (enfrascados en la búsqueda, la lucha y el debate para la instauración de un estado democrático de derecho) la experiencia de Brasil al respecto.

 

Tampoco es la intención ser crítico de la experiencia brasileña sino a partir de un análisis de los hechos pertinentes ayudar a los cubanos a disponer de otras referencias para un mayor discernimiento a la hora de optar por estructuras políticas y organizativas idóneas para la instauración del Estado Democrático de Derecho de Cuba.

 

El sistema electoral brasileño se divide en dos vertientes, las elecciones directas y las proporcionales. En forma directa son elegidas las autoridades del poder ejecutivo, presidente de la república, gobernadores estaduales y alcaldes. También senadores.

 

Las elecciones proporcionales, con lista abierta, se utilizan para escoger diputados federales, disputados estaduales (o distritales, en el caso del Distrito Federal, Brasilia) y concejales. El elector puede votar tanto en el candidato como en la leyenda partidaria, sin especificar el nombre de ningún candidato político. En estos casos, se suman al total de votos obtenido por el partido,  los de la leyenda y de los candidatos vinculados al partido.

 

Las plazas son distribuidas de forma proporcional a los votos totales obtenido por el partido, o sea si un partido recibió el 25% del total de los votos podrá obtener el 25% de los escaños en disputa. Por eso un candidato con muchos votos ayuda a elegir a otros candidatos de su leyenda que tenga menos votos. Pudiendo ser elegido (esos otros candidatos de la leyenda) con un número de voto ínfimo en detrimento de otros candidatos de otros partidos con mucho más votos que él. De esa forma los partidos pequeños buscan atraer personas mediáticos, famosos para llevarlos como candidatos con la esperanza que muchos votos de esas estrellas permitan la elección de otros candidatos de su leyenda.

 

Un caso típico de la artimaña expresada en el párrafo anterior es la del humorista Tiririca que lo postularon (2010) para Diputado Federal y obtuvo 1,3 millones de votos arrastrando a varios más como diputados al Congreso Nacional, ¡tremendo “chistecito” que le hizo Tiririca a la sociedad brasileña! Es sintomático que los medios de prensa brasileños siempre le están diciendo a los electores que observen el comportamiento de los congresistas para no votar por ellos en las próxima elecciones si no se está conforme con su desempeño pero lo paradójico de eso es que a ciencia cierta no se sabe por quién se vota, caso que sea por la lista abierta o por un candidato especifico que arrastro automáticamente a otros a cualquiera de las instancias donde rijan las elecciones proporcionales con lista abierta.

 

El sistema proporcional de lista abierta fue adoptado en Brasil en las elecciones de 1945, siguiendo a Finlandia que fue su fuente de inspiración.  Al parecer, fue previsto 1935 y sigue hasta hoy con pocas modificaciones, según informaciones de prensa es utilizado también en Argentina, Israel y en Ucrania. Argentina tiene un régimen presidencialista, el régimen de Israel es parlamentario y el de Ucrania semi-presidencialista.

Teniendo en cuenta estas cuestiones y otras como las donaciones a las campañas políticas, que generan la gran corrupción política que es endémica en Brasil, se está luchando por reformas políticas de cuya necesidad toda la sociedad está consciente, incluyendo las elites políticas.

 

Paradójicamente esas elites políticas, de los grandes partidos encargadas de proponer y legislar sobre dichas reformas, son las que solapadamente las mantienen estancadas porque van en contra de sus intereses hegemónicos, enquistados por más de 70 años. Los pequeños partidos quieren mantener a los “tiriricas” famosos para que remolquen a las asambleas municipales, a las asambleas estaduales y al Congreso Nacional a aquellos que no son capaces de ganarse los votos de los electores de forma directa y secreta.

 

Existe consenso para sustituir el sistema proporcional de lista abierta por el voto distrital, -equivalente a la circunscripciones actuales en Cuba-, teniendo en cuente un factor de escala considerando la extensión  territorial y el número de electores de Brasil, donde los candidatos de diferentes partidos serian nominados por el distrito para los cargos legislativos de los diferentes niveles, siendo elegidos por el voto directo teniendo que rendir cuenta ante sus electores y a su vez los electores tendrían conciencia de quienes son sus representantes.

 

En mi anterior artículo publicado SPD 205 sobre el presidencialismo de coalición en Brasil decía “que en esta etapa de lucha y debate por la democratización la oposición interna, los grupos prodemocráticos, la sociedad civil independiente, así como, los reformistas del oficialismo, las elites periféricas oficialistas y las elites periféricas no oficialistas deberían documentarse sobre las diferentes variantes de conformación del estado democrático de derecho, por lo que además de los sistemas presidencialistas y parlamentarios clásicos deberían interesarse también por los sistemas semi-presidencialistas como el francés y el portugués, que son sistemas de gobiernos en que el presidente comparte el poder ejecutivo con un primer ministro”.

 

Considerando los inconvenientes del sistema electoral brasileño, expuestos en el presente artículo, independientemente del sistema de estado democrático elegido sea presidencialista, parlamentario o semi-presidencialista, estimo que se debería mantener la estructura de circunscripciones electorales actuales, pero sin las manipulaciones actuales contra los candidatos independientes y dando libertad a los candidatos a defender sus programas generales para la nación y específicos para la circunscripción, y a partir de estas circunscripciones, siempre desde abajo hacia arriba, elegir los representantes a los diferentes niveles sean municipales, provinciales o nacionales.

 

Estimo que esta estructura sería, la más idónea, en el caso de Cuba, para que los electores ejerzan el control popular sobre los poderes del estado democrático mediante la democracia participativa de la nación cubana.

Una sorpresa de emprendedores y esperanzas…

Por Félix Sautié Mederos.

 

Hace algunos días cuando asistí junto con mi esposa Elena a la convocatoria que regularmente recibo para participar en los encuentros convocados con personas de la cultura, el deporte y la sociedad en general de Cuba y España que son  propiciados muy solidariamente por la actividad denominada “Los jueves de la Embajada”, les confieso a los lectores de Por Esto! que a diferencia de otras ocasiones en que he podido escribir crónicas testimoniales de los muy interesantes diálogos  entre cubanos y españoles destacados que allí se realizan, pensé que por esta vez me sería especialmente difícil lograrlo porque se nos había anunciado un jueves de gastronomía con la degustación de algunos platos muy llamativos, lo cual me presagiaba momentos de especial placer muchos de los cuales me están vedados por mi condición de diabético, así como que tampoco podría hacer su análisis por ser un profano en los temas de la alta gastronomía, en los que solo soy un simple comensal muy limitado además por causa de mis dolencias crónicas.

 

No obstante mis presagios iniciales, debo reconocer que comenzaron a esfumarse en los portales del  hermoso palacio habanero “Velasco Sarriá” en que se asienta la Embajada de España en Cuba, cuando la cordial amiga de la Consejería de Cultural que amablemente siempre recibe a los participantes,  nos entregó la acostumbrada postal que distingue a cada actividad, en la que se anunciaba que el encuentro versaría sobre “Cocina sostenible: tradición, vanguardia y producto”, lo que quizás  no había asimilado en el texto del correo electrónico recibido días antes, porque los conceptos de sostenibilidad, tradición y vanguardia expresan  propósitos muy loables en un mundo turístico en que muchas veces el derroche y la fastuosidad se convierten en el motivo principal con que se atraen a las personas para su participación.

 

La otra novedad de inicio fue el encuentro con dos Chef españoles (Charo Val y José Luis Rayas acompañados por quien realiza la importante acción  de Relaciones Públicas la joven Sara Oteiza en su sui géneris empresa). Ellos los considero personas verdaderamente fuera de serie por motivo de sus conceptos presididos por la “pasión” que ponen en práctica en su cocina y por los objetivos de asesoramiento y concientización que se plantean como uno de los propósitos esenciales de la  entidad gastronómica “La Alacena el Gourmet” de que forman parte,  que en mi opinión más que una empresa la consideré el estado mayor de una verdadera cruzada solidaria a favor de la sostenibilidad, la tradición y una vanguardia que busca la más  alta calidad y satisfacción con métodos de cocción que muy solidariamente se plantean apoyar al pequeño productor rural (campesino según la traducción al cubano), así como defender lo original de cada producto y método utilizado con un rotundo y radical NO a la gran industrialización de los alimentos muchas veces artificial y de la cocina que nos nutre y da la vida, propiciada por la acción de las grandes superficies comerciales propias del Primer Mundo, que el intelectual y teólogo brasileño Frie Betto genialmente ha denominado como las Catedrales del Siglo XXI propiciadoras del consumismo galopante que nos amenaza con liquidar a nuestro planeta.

 

En  resumen puedo decir, que su exposición fue un apasionado llamado al ineludible deber que tenemos los seres humanos  en la gastronomía y en cualquier otro quehacer social, de coadyuvar a la imprescindible y urgente conservación de la naturaleza. Considero pues, que el encuentro resultó ser verdaderamente muy importante e incluso inolvidable, por esa sola presentación de personas de triunfo, luchadoras por conceptos tan loables, que vinieron a Cuba solidariamente para compartir con nosotros los cubanos y muy especialmente con sus colegas chef, sus experiencias de sostenibilidad  y sus advertencias contra lo superfluo y artificial en momentos que nuestro país se abre a una expansión del turismo como recurso esencial para nuestra economía. Pero la tarde más allá de la deliciosa degustación de platos sostenibles que se ofreció al final del encuentro con el auspicio del restaurante cubano “Prado 115”, nos reservó para la segunda parte la presentación de la que considero una gran sorpresa  que significó en mi criterio el proyecto denominado “La Moneda Cubana”, de desarrollo y formación de jóvenes emprendedores con muchachos y muchachas desvinculados de los estudios y de  la actividad laboral  en el Casco Histórico de La Habana maravilla que es Patrimonio Universal de la Humanidad.

Un joven promotor en mi opinión epónimo, conocido como “Angelito”, el Lic. Ángel Aguilera Castillo, delegado del Poder Popular fuera de serie y más allá de cualquier manifestación burocrática o dogmática detenida en el tiempo, perteneciente al “Consejo Popular  Catedral” en el Municipio de La Habana Vieja, nos llenó de ilusiones concretadas por su lucha y su trabajo sin descanso con su escuela taller de gastronomía en  su proyecto denominado “Programa de entrenamiento para Jóvenes emprendedores” con el lema principal “Jóvenes emprendedores un desafío de nuestro tiempo”  que ha alcanzado una matrícula de 400 jóvenes, que encontraron un verdadero espacio de superación y trabajo en los oficios de la gastronomía dentro de la institución que Angelito creó prácticamente de la nada, usando incluso su propio domicilio como espacio inicial de fundación; y  que se ha ganado el auspicio de un conjunto de restaurantes privados (en Cuba denominados paladares) muy en especial  del paladar “La Moneda Cubana” del cual tomó nombre el proyecto.

 

Lo que les cuente del relato de Angelito, sus luchas, vicisitudes e incluso éxitos con jóvenes que su destino era muy incierto antes de ser acogidos en su proyecto de estudio y trabajo, es poco y el espacio no me permite ampliarlo más. El público del encuentro estaba integrado por un importante grupo de chefs cubanos ataviados con sus característicos uniformes, sellos y atributos distintivos, muchos de los cuales son entusiastas profesores y cooperadores del Proyecto de Angelito. En consecuencia, considero lógico  preguntarse ¿cómo se engarza? el Proyecto de Angelito “La Moneda Cubana” con los amigos de “La Alacena el Gourmet”.  Fue en uno de sus viajes solidarios de búsquedas que Charo Val, Sara Oteiza y José Luis Rayas casualmente se encontraron caminando por La Habana Vieja, a algunos jóvenes alumnos de Angelito que les hablaron del Proyecto, los llevaron a conocerlo y desde entonces comenzaron una acción concreta de Cooperación. Así lo viví y así lo expreso con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

 

Publicado en el periódico Por Esto! de Mérida , Yucatán, México, Sección de Opinión el lunes 11 de abril del 2016.

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=470654

Oda a las vanguardias

Por Félix Guerra

 

A quienes, en cualquier tiempo, retienen y no dejan apagar amor ni fuego originario.

En el asalto esencial al firmamento apartan dogmas

y prejuicios. Y alumbran en el incendio con el resplandor de las llamas y el fragor de las estrellas.

 

Merece elogio quien no es autoritario cuando

se le ofrece autoridad. Ni arrogante cuando arrogancia parece ropaje lirico de jerarquías. A quien

ni se le ocurre que aquí nadie puede tocar nada.

 

A quien resiste cotidianas realidades y renace a diario de sus cenizas. Quien no cree que prestigio y sabiduría llegan con el cargo. Quien no considera prepotencia y estima sencillez, sobriedad y plenitud.

 

Alabanza a quien buró y oficina no le contagian burocratismo. A quien manejo de riquezas no lo arrastran a la corrupción. A quien considera ideología el ejercicio humanista y apego a su propia especie. A quien ninguna doctrina reduce su cariño a coterráneos y coetáneos. Quien enfrenta siempre desvíos

de su ego, con la nobleza de la estirpe y esplendidez de la condición humana.

 

Merece elogios quien no pasó a la banca oportunista cuando hubo oportunidades.

Quien no convierte en secreto y secretismo cuanto suceso acontece bajo sus ojos. Y no fue tieso

en la chispa del verticalismo. Repudia niveles y escalas cuando el centralismo copa decisiones.

Quien no quedó pasivo viendo pasar inequidad e injusticia. Ni calló ni tapó ojos. Ni quedó neutral y asumió riesgos y esperanzas.

 

A quien unanimismo lo considera incondicionalidad, Y viceversa.

A quien abraza con pasión ideas propia y respeta pluralidad del resto de seres pensantes. Resiste pensamientos únicos, intolerancias y consignas.

A quienes Poder los pertrechan con moderación e ideas de servir a los demás. Quienes no quedaron sordos ciegos o mudos y con muy escasa alma.

 

Lisonjas a trovadores y filósofos que salvan palabras y rezos e inculcan repentinas claridades.

A las buenas personas que inocula ternura a la vida. A mujeres y hombres que agregan pasión a la existencia. A quienes improvisan luz y acarrean

de sus invenciones hacia la sobrevida. A inventores y descubridores de cualquier época,

que al aproximar y distanciar artes y ciencias, ingenios y existencias, enaltecen la inteligencia. De paso revelan resquicios e ignorados entornos.

 

A criaturas que echaron a funcionar nariz, ojos,

manos, dedos, y a continuación agregaron piernas. Al Neandertal que inventó fuego. Al Cromañón

que inventó incendios. Al Homo que ensayó fogatas y recurrió al resplandor para moldear lanzas y someter parejo el botín de las cacerías.

Al Sapiens que se empinó, en progresión física y mental, entrevió misterios y enigmas y futuros donde solo parecían crecer malezas y oscuridad.

 

A quien fue a potro de tormentos y a la cruz, y permaneció firmes en sus denuncias y profecías.

Elogio a quien contempló incendio e interrogó

con hermosa utilidad y fantasía. Fama a quien descubrió unicornios. A quien invencionó dragones.

A quienes abrieron coro y cantaron hazañas

que insuflaron vehemencias a la Historia.

Al quien resistió golpe de manzana en la cabeza y salió ya despierto a forcejar con incógnitas y supersticiones. A quien avista relámpagos y explica

y renueva universos. A quien padeció fusilazos antes que acallar intuiciones.

A quien tarde o temprano consideran castigo de verdugos ignorancia y torpeza, y logran además perdonar. A quienes odios no apagó su amor. Y enfrentó adversario con afán más de redimir que derribar.

 

A quien enfrenta invasores o injusticias

con solo barricadas, oraciones, himnos, machete o fusil y la elocuencia indomable de los sueños.

A quien defiende alucinaciones con cabeza nítida, erguida y exponiéndola durante embestidas valerosas.  A criaturas que mantienen vigilia para evitar parpadeo de Iluminaciones.

A quienes construyen a mano ideas y convicciones. A quienes a diario defienden apasionados y frágiles, pero sin temor, propias y ajenas imágenes y conceptos. Loas a mujeres y hombres buenos y renovados y magnánimos de todos las Eras.

 

Honor a vanguardias que no llevan carné ni cotizan ni reúnen en ninguna parte. Y aman sin límites

su condición de creadores y activistas.

Honor a la suma de componentes que ningún beneficio o mayorazgo aguardan de su circunstancia de militantes.

A quienes militan en cualquier doctrina, filosofía, religión o partido, y luchan a favor de éticas y horizontes. Y no perciben para bolsillos sino para conciencia y espíritu.

Y viven íntegros en Humanidad y Tiempo. Soportando riesgos. Levantando polvo. En la ideología de ser mejores. Oidores de cualquier lógica. Defensores

de razones e inmunes a lisonjas. Compasivos y críticos. Sin soportar yugos ni autoritarismos, con frentes voluntariosas y cuellos fieros, empinados sobre

sus propias Bondades, Generosidades y Saberes.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: