Cuba Nuestra: Sociedad Civil


Boletín de los socialistas independientes cubanos
20 febrero, 2016, 10:44
Filed under: Sin categoría
24342082820_0ec5f9092b_z

Cuba, 2016. Foto: Gabriel Dominguez

 

 

No. 193 (10/año 8). La Habana, 18/Feb.-2016

“Se reconoce a los ciudadanos libertad de palabra y prensa conforme a los fines de la sociedad socialista”. Art. 53 de la Constitución

Boletín por un socialismo participativo y democrático.

Artículos, notas, reseñas, publicaciones de interés.

Los autores son los responsables de sus escritos.

Reenvíe este boletín a todos los que estime conveniente.

Se autoriza la reproducción total o parcial en cualquier soporte.

Recopilación de Pedro Campos. CE pedrocampos313@yahoo.es o pedrocampos@nauta.cu

Se agradece críticas, comentarios, sugerencias y opiniones sobre forma/contenido

El boletín SPD se puede encontrar en el sitio http://felixsautie.com/ y en el blog Primero Cubahttp://primerocuba.blogspot.com

ÍNDICE

Con motivo del próximo evento El socialismo y la sociedad que deseamos estamos publicamos tres números especiales del boletín digital con los Programas-Propuestas del SPD (Socialismo Participativo y Democrático), ISDC-RSC (Izquierda Socialista Democrática Cubana y Refundación Socialista Cubana) y NPSC (Nuevo Proyecto Socialista para Cuba), agrupaciones firmantes del llamado Por un amplio movimiento político de la izquierda democrática cubana, el 13 de marzo de 2015

Cuba: Propuestas de cambios socialistas

Por Grupos de Izquierda Socialista Democrática Cubana y Refundación Socialista Cubana

2013.

NO dejaremos a nuestros hijos las tareas, los sacrificios y los riesgos que debemos realizar y enfrentar sus padres para armonizar, en el marco del humanismo más pleno, igualdad, libertad, democracia y solidaridad. Se hace necesario proyectar ya la convocatoria a otra Constituyente.

Cuba 2013, dista positivamente, de la Cuba 2006. Muchos han participado en los esfuerzos de cambios, la izquierda dentro y fuera del gobierno tanto como el que más. Pero estamos muy lejos aun de lo que demanda y necesita la mayoría del pueblo y de lo posible, sin poner en riesgo nuestro Proyecto Socialista. El gobierno avanza demasiadas veces inconexa e incoherentemente, desperdiciando la ventana de oportunidad que tenemos en el marco internacional. Cometen el mismo error que el de muchos antes que ellos, evalúan la realidad desde la tribuna, -y sus privilegios- no desde la calle.

Observamos una autocritica demasiado benevolente, con clara tendencia a evitar la raíz de los problemas, cierta negligencia en el rescate del Marxismo original y ciertas parcialidades en la divulgación del verdadero y completo ideario Martiano. Observamos además, sectarismos y reduccionismo en la comprensión e interpretación de nuestra historia. Observamos una interpretación de la época actual y del escenario internacional bastante dogmática. Y sin todo lo señalado, cualquier propuesta de cambio tiene vulnerabilidades extremas.

AFIRMAMOS ROTUNDAMENTE que en realidad en ningún texto de Marx aparece que la propiedad estatal sería la meta definitiva de la transición socialista. Todo lo contrario, se habló de la extinción del estado. En ningún texto de Marx se considera la dictadura del proletariado como la dictadura de un partido y unos funcionarios. En ningún texto de Marx se menosprecia la democracia, ni la libertad personal o social, para Marx la alienación y la enajenación en todos los aspectos de la sociedad eran un aspecto decisivo a enfrentar y derrotar. En ningún texto de Martí se menosprecia la libertad personal, ni la democracia y en ninguno se afirma que una vez conquistada la república, esta se establecería bajo la dirección de un solo partido ni un grupo inamovibles de hombres.

Pero eso no es lo mas graves-y es muy grave-lo mas grave es que el plan propuesto no responde a la situación de depauperación real, la decepción, ni a las necesidades del pueblo.

Los lineamientos no tienen en cuenta adecuadamente y soslayan estas consideraciones. En consecuencia, el programa del gobierno revolucionario ante la crisis que confrontamos es, lamentablemente, reduccionista y sus prioridades y tiempos son erróneos.

Consideraciones Generales.

En realidad, a pesar de enormes avances en relación con las condiciones del subdesarrollo, de haber evitado algunos errores comunes en otros países socialistas, del esfuerzo descomunal que hemos hecho en la solidaridad con otros, del orgullo que debemos sentir por lo realizado en condiciones tan terriblemente difíciles, a pesar de la entrega y honradez de la mayoría de los que han luchado por un nuevo país, existen insuficiencias y desviaciones severas en muchas esferas de nuestro proyecto socialista, comprometiendo actualmente el apoyo de la mayoría del pueblo al proceso.

No tenemos dudas de que el enemigo y su guerra multilateral son responsables de mucho, el bloqueo es responsable de mucho, pero eso era de esperar del enemigo imperialista. De más son responsables las limitaciones y también ambiciones de algunos revolucionarios. El desconocimiento del marxismo autentico y el idealismo y voluntarismo extremo fue un factor decisivo en las desviaciones, el extravío de estos pensamientos no se debe a otra cosa que a la ignorancia, la confusión, y mucho a la ambición de algunos conductores y de revolucionarios mucho más antiimperialistas que pro socialistas.

El Cerebro de los muertos oprimió fuertemente el cerebro de los vivos. Las buenas intenciones -que no ponemos en duda alguna- y los sacrificios sin limites realizado,-que reconocemos y nos sentimos orgullosos- no fueron suficientes. Las costumbres de la civilización anterior fueron muy fuertes y los lugares donde primero emergieron los experimentos socialistas estaban muy atrasados. Formas de explotación y opresión absolutistas renacieron enmascaradas en lo nuevo. Copiamos mal y la creatividad inicial se momificó. Las esencias del socialismo- la dialéctica y la continua y rotunda crítica de todo lo existente- solo fueron admitidas para criticar al enemigo, castrando el motor de desarrollo del nuevo sistema.

Si “ser culto es el único modo de ser libre”, como dijo Martí, la cultura de la vanguardia cubana no fue suficiente. Desconocimos que dentro de la contradicción una vez tomado el poder, no estaba en la lucha contra el imperialismo sino estaba en el antagonismo entre el derecho de las personas o colectividades a disponer libremente del producto de su trabajo-con las limitaciones debidas a la solidaridad ciudadana y a la defensa común- y el no reconocimiento del mismo por la élite distribuidora. En el momento que los trabajadores hagan valer sus derechos dejaran de ser personas a cargos del estado para convertirse en productores des enajenados. Marxismo ignorado a pulso por la burocracia estatal. Todo se desvió hacia un camino diferente.

Esto no se ha EXPLICADO NI CLARAMENTE NI SUFICIENTEMENTE a los revolucionarios cubanos.

En realidad, Muchos aceptan como explicación de la crisis y los problemas que enfrentamos, solo una parte del problema y solo la definición reducida de corrupción.

Además afirman que son la falta de disciplina y consciencia del pueblo. También nosotros creemos que hay corrupción, pero corrupciones más profundas y más terriblemente peligro­sas que el craso uso indebido de los fondos del gobierno. También nosotros creemos que hay falta de conciencia y disciplina pero no solo, ni esencialmente, del pueblo.

Otros culpan al bloqueo. Si, este es responsable de muchas carencias, es un acto criminal e ilegal. Debe cesar. Toca a los revolucionarios cubanos socavar y eliminar las bases en que se sustenta. Es nuestra política la que tiene que cambiar para vencer al enemigo, no es la suplica al enemigo lo que lo logrará. Eliminemos el bloqueo interno…El otro es vergüenza del otro.

Conscientes de que enfrentamos una nueva época y nuevos retos debemos repensar nuestras metas y buscar las alternativas que permitan un proyecto seductor y aglutinador, innovador, próspero, alegre, que conmueva el corazón y las mentes de las nuevas generaciones y suscite las más amplia solidaridad con la revolución. Si al final no fuera posible, debe quedar claro que fue el enemigo y no nuestra infidelidad e ignorancia los responsables.

En función de continuar contribuyendo al avance y consolidación de lo logrado, Dejamos claro acá los valores y principios que asumimos y con los cuales nos sentaremos en cualquier lugar y conversaremos con cualquier tendencia del espectro político. Principios y políticas prácticas que defenderemos ahora, porque nosotros creemos que la lucha es para hoy, no para un mañana en que nuestras concepción pueden ser fácilmente aniquiladas entre la fragmentación, confusión y escepticismo de la sociedad, la burocracia acomodada y las transnacionales burguesas apoyadas por una intelectualidad dócil y oportunista.

Estamos en un cambio de época. Necesitamos un cambio de mentalidad. Toda la sociedad debe ser renovada no solo la economía.

Para nosotros ser de izquierda, al menos en el siglo XXI, requiere ser consecuente con las lecciones de la práctica histórica y enfrentar retos nuevos. Necesitamos una grandiosa revolución espiritual y existencial. Afirmamos que tenemos el derecho y la posibilidad de vivir mejor. En Cuba, hay que jerarquizar la lucha diaria y cotidiana por una vida mejor aquí y ahora.

Estamos por la emancipación plena del trabajo y el empoderamiento del pueblo a través de la democracia protagónica. Estamos por una política de liberación no de dominación.

Estamos por la imbricación de ética y política. Estamos por la integración de los valores no por su división y enfrentamiento. Estamos por el humanismo pleno. No reconocemos ningún signo de superioridad de unos sobre otro que no sea la bondad, la honestidad y la decisión firme de enfrentar el mal. Estamos por una comunidad de asociación libre de individuos universalmente cultos y solidarios.

Debemos operar siempre para que toda norma o máxima de nuestra acción, de toda institución o organización, de todo ejercicio delegado del poder, tenga siempre por propósito el bienestar y aumento de la vida plena toda en esta casa única que tenemos, que es el planeta tierra, en especial de las personas individuales y de los ciudadanos de la comunidad política. No debemos comprometer hoy el futuro con acciones inadecuadas, siendo responsable también con nuestra acción de su influencia en el mediano y largo plazo.

Debemos operar con el fin último de la disolución del estado, la aproximación de la democracia delegada a la directa, por ampliar la participación de todos en las decisiones y por la autonomía y la calidad de las instituciones de fiscalización popular.

Deben ser motivo de reflexión para las izquierdas y son importantes para nosotros, los valores siguientes:

No somos reformistas, intentamos rescatar las raíces de nuestras posiciones emancipadoras de las que nos separaron- y nos separamos- por múltiples causas. Quien estudie al Marx total no aceptaría que el socialismo pensado, fundamentado y deseado es el que tenemos, ni quien estudie a Martí todo, tampoco aceptaría que la república fundamentada y soñada es la realizada. Quien estudie el Manifiesto 1 y 2 del propio Movimiento 26 de Julio al pueblo cubano antes del triunfo del 1ro de Enero se dará perfectamente cuenta que nos desviamos del camino. Quien estudie la constitución y conozca realmente la realidad cubana, verá cuan vulnerada es en la práctica política cubana. Quien realmente conozca el mundo progresista actual vera que muchas cosas nuevas pueden ser incorporadas. Quien realmente conozca -y viva- la realidad cubana de inicios de este siglo sabe que la mayoría de los cubanos no estamos satisfecho. No somos personalistas. Somos partidarios de los principios, la coherencia con la experiencia histórica y las enseñanzas de la práctica y no de hombres endiosados.

Respetamos los sacrificios y la integridad de muchos de los fundadores, pero no somos vasallos ni aduladores. El pasado, cualquiera sean sus conquistas, no puede estar por encima de las demandas y necesidades del futuro. La justicia para nosotros no debe ser solo para la distribución de recursos ni acceso a bienes. Incluye también otras áreas, especialmente la política, el derecho y la libertad, incluyendo el respeto absoluto a las minorías. Debemos criticar y negar como sostenibles a todo sistema político o las acciones e instituciones cuyos efectos negativos son sufridos por grandes grupos de personas excluidas, explotadas u oprimidas. La soberanía de la nación comienza con la soberanía de sus ciudadanos estén donde estén.

Para tener el éxito que necesitamos la sociedad debe ser renovada en sus sistemas básicos, desde la ecología hasta su relación con el mundo. Ninguna renovación parcial nos permitirá tener el país que necesitamos y anhelamos.

1.- El principio ecológico político esencial que defendemos podría enunciarse así. Debemos actuar en todo de tal manera que la vida en el planeta tierra pueda ser una vida perpetua y comprenda a todas las especies. Debemos salvar el eco-sistema, mejorar la educación y sensibilidad ante este tema y en nuestro caso especifico jerarquizar la solución a los peligros que encaramos como isla caribeña.

2.- El postulado económico podría ser así. El fin de la economía es el bienestar y la plenitud de la vida humana, lo cual debe lograrse en el menor tiempo posible del uso de la misma vida. Estamos por la disminución constante de la jornada laboral e incremento del tiempo libre para el aumento y afirmación de la cultura emancipatoria y humanística. Estamos por obrar económicamente de tal manera que se tienda siempre a transformar los procesos productivos desde el horizonte de trabajo cero. Debemos crear nuevos sistemas económicos e instituciones que permitan la reproducción y el crecimiento de la vida humana y no exclusivamente del capital. Que privilegie el ser sobre el tener, el bienestar de todos sobre el lucro de unos pocos. Estamos por una economía plural preferentemente solidaria, donde nadie, en plenas condiciones de salud y edad, tenga privilegios especiales mas allá del que reciba por el dinero ganado con su trabajo y el de su familia.

Es esencial que la política económica sea en beneficio preferente de la clase trabajadora. Necesitamos un sistema económico que pueda garantizar y potenciar las funciones básicas que todo sistema económico debe asegurar: medición precisa de los resultados económicos, la estimulación al trabajo y la innovación permanente. Quien se apropia del plus producto y como lo utiliza es esencial en el plano económico.

3.-El principio de legitimación democrático esencial debe ser. Debemos alcanzar consenso crítico, en primer lugar por la participación simétrica y real del ciudadano y por cada uno de los afectados por las medidas generales especificas. Los asuntos vitales para una comunidad y país deben resolverse mediante procesos participativos, transparentes, y plebiscitarios. No al poder permanente y sin control ciudadano. No se puede ser cómplices ni apoyar a quienes en vez de representar a sus electores y ser obedientes delegados del pueblo se han convertido en despótico o temerosos representantes del ejercicio fetichizado del poder y la representación. Y menos de quienes no son escogidos por pueblo alguno, sino por comisiones y ni siguieran viven donde dicen representar.

4.- Luchamos por una nueva institucionalidad democrática. Combinación de la democracia directa con la representativa privilegiando la primera. Instauración del poder ciudadano y del principio del derecho a la información oportuna y veraz y del conocimiento de todos los puntos de vistas. Medios de información independientes privilegiadamente comunitarios y socializados. Periodismo democrático revolucionario sin medios socializados no existirá. Prensa socialista no puede haber sin sociedad democrática. Esto es necesario para impedir que algunos quieran seguir por ahí ganándose la vida, descarada e incompetentemente, con la fe de los incautos y los incultos. El principal alimento de la inteligencia es la información y quien la adultera conscientemente debe ser tan perseguido por la ley como lo es quien adultera medicamentos y alimentos, sea el estado, o los privilegiados.

5.-. Revolución jurídica. Nuevos derechos y reformulación de muchos viejos. Reforzamientos del humanismo y corrección de las penas y no la venganza social disimulada. Elección democrática de los jueces y las leyes. Transformación total del sistema penal. Defensa intransigente de la constitución aprobada por todos en proceso informado y transparente. Un principio es evitar que existan instituciones, elites o individuos, que se arroguen la potestad suprema de decidir por encima de la sociedad excluyendo a sus integrantes, o algo o alguien que pueda ser juez y parte en alguna instancia.

6.- Educación para la vida plena. El sistema pedagógico debe ser revolucionado para poder desarrollar una personalidad culta, bondadosa, crítica y creativa y educar al pueblo en la primacía del ser sobre el tener, en la participación ciudadana plena, en la solidaridad.

7.- El principio cultural esencial debe ser. Cultura humanística y ética general. Evitar la parcialización excesiva del saber. Debemos apoyar la identidad cultural de todas las comunidades humanas y defender la diferencia y diversidad cultural cuando se intente homogeneizar las culturas y las lenguas. Respeto a la diversidad humana y antidiscriminación radical y efectiva.

8.- La política exterior debe fundarse sobre el ideal de la paz perpetua y en el reconocimiento de la interdependencia humana. Política exterior con el objetivo de garantizar principalmente la política interna de la mas amplia prosperidad, justicia y libertad ciudadana. Integración y colaboración internacional. Solidaridad internacional popular, no solo estatal. El respeto al derecho ajeno sigue siendo raíz de la paz. Debemos reconocer en especial que no siempre, los enemigos de nuestros enemigos deben ser necesariamente nuestros amigos.

9.- Seguridad Nacional. El más pleno estado de derechos, el consenso, la más amplia democracia y el bienestar de todos son la garantía de la ausencia de conflictos en este campo. No a la violencia interna o externa. La policía para proteger y servir más que para vigilar y perseguir. Ante la violencia impuesta, la coacción controlada y humanista. Ejércitos defensivos y privilegio de la milicia ciudadana.

10.- Creemos que hay que humanizar las relaciones con la emigración Cubana. Abogamos por un país para todas las generaciones y todos los cubanos. Los comunistas que han luchado por la emancipación humana total no pueden mantener sus valores ni credibilidad excluyendo a una parte de la nación por sus opiniones, preferencias sociales o por ejercer el derecho a emigrar. Debemos lograr la hegemonía por nuestras razones y verdades y no por la violencia, si esta no es usada por el adversario.

Esos son nuestros valores y principios.

En consecuencias con ellos, exponemos propuestas concretas para la actual fase de cambio, a la que necesariamente seguirán otras.

La izquierda exige más sensibilidad ante los problemas del pueblo, exige detener el alza sistemática de precios, exige mejores salarios, y muchísimo más cuidado con la salud pública. Exige más transparencia y medida en la ayuda al exterior.

Luchamos por la renovación y la refundación, no por el perfeccionamiento. Luchamos por adaptar el Socialismo a los conocimientos y las realidades del siglo XXI, enriqueciendo su total esencia emancipadora, castrada severamente por la práctica social realizada en el siglo XX.

No estamos contra nadie, sino a favor de la radical libertad, la igualdad, la socialización y la solidaridad. Luchamos porque el pueblo disponga directamente de los instrumentos necesarios para evitar sea vulnerado en sus intereses.

El paradigma económico que defiende la izquierda coincide con el de Marx, formulado en la Crítica al Programa de Gotha: los trabajadores deben recibir el pleno valor de su jornada de trabajo, menos los fondos sociales decididos democráticamente por los ciudadanos. Los trabajadores tienen que tener mecanismos efectivos de defensa de sus intereses.

El paradigma político que defiende la izquierda es también el de Marx y Martí. Una república democrática para el bienestar y el disfrute de la libertad real para todos, una república de democracia preferentemente directa y representativa de nuevo tipo, donde todos deben ser escuchado, las minorías respetadas y las decisiones vitales se tomarían preferentemente plebiscitariamente. En fin, una república donde nadie pueda comprar al otro porque le sobre dinero, ni otros tengan que venderse porque les falte y donde los hombres miraran a los demás desde la altura solo para ayudarles a levantarse. Una república sin césares, ni burgueses, ni alienaciones. Debemos pasar más al culto de los valores que al de los hombres, pero si no, entonces, Ni Marx sin Martí, ni Martí sin Marx, ni ellos sin las experiencias derivadas de más de 50 años de revolución y la realidad del siglo XXI…,

En esencia, Estamos por una república con un nuevo socialismo de democracia preferentemente directa, donde el poder se horizontalice y se acerque al pueblo, un estado de derechos modernos y economía plural y solidaria en manos, básicamente, de los productores, donde sea efectiva la libertad de información y opinión y las decisiones vitales deben tomarse preferentemente en forma plebiscitaria. En el cual los representantes no tengan ningún otro papel aparte que representar realmente lo que desean sus representados y estén permanentemente bajo control de esto. Donde se acepte la diversidad y la pluralidad, las discriminaciones abolidas, todas las minorías deben ser respetadas y escuchadas y la naturaleza y el medio ambiente sean protegidos. Estamos por un país para todas las generaciones y donde la calidad de vida no se reduzca al fetiche de las estadísticas ni cantidad de intenciones.

A.- Demandamos la más pronta eliminación de la doble moneda, sin la cual no habrá equidad ni pago justo, eliminar a su vez las altas diferencias entre el salario y el costo de la vida. La izquierda ha afirmado que mientras no se unifique la moneda, se concretice una relación salario precios más racional y se determine claramente las condiciones que determinaran qué personas serán beneficiadas con los subsidios directos, las medidas que se están implementando, de hecho, pueden ser injustas e inadecuadas.

Estamos por la reducción de la jornada laboral a 40 horas semanales, lo que obligará a la dirección a la utilización de métodos más eficaces para producir y dará a los trabajadores tiempo necesario para cultivarse, consolidar la familia y reponer sus fuerzas notablemente agotadas por las múltiples dificultades para vivir en Cuba.

Promovemos la aprobación de una nueva Ley de Empresa Socialista, donde la relación administración-trabajadores sea más equitativa, los trabajadores tengan más capacidad de decisión sobre los planes y la autonomía sea mayor.

Estamos por favorecer de forma integral la campesinizacion y mecanización del campo y la agricultura y garantizar la alimentación del pueblo. Trabajar por la aprobación de la nueva ley general cooperativa, de un banco y un instituto de estudios cooperativos y autogestionarios y de facilidades de créditos y fiscales para estas cooperativas.,

Debemos Incentivar el trabajo por cuenta propia y la Micro-pequeña empresa. Bajo la visión de Lenin de que no hay temor al desarrollo de formas capitalistas menores de producción en el socialismo siempre que el control obrero exista en la sociedad, y no bajo el control de la burocracia.

Revisar la actual ley impositiva y convertirla en un estímulo para el desarrollo. Revisar la ley de aduanas y facilitar la entrada al país de medios para la economía social. En principio abogamos por un año sin pago de impuesto a los nuevos negocios independientes y por 2 a las cooperativas.

Demandamos la existencia de un mercado mayorista capaz de abastecer todas las formas de producción.

Debemos crear un sistema jurídico de protección al consumidor, con carácter independiente e integral.

La izquierda apoya la ley de inversión extranjera, pero exige mayores posibilidades para la defensa de los intereses de los trabajadores, participación en ella de todas las formas de producción y control del parlamento sobre su implementación y desarrollo. Abogamos por igual pago para igual servicio entre los cubanos y los extranjeros y eliminar las tarifas diferenciadas que se tienen para los cubanos en determinados sectores emergentes.

Estamos por la ampliación de las empresas mixtas con capital extranjero donde sea necesario, pero bajo estricto control y predominio de los intereses populares y nacionales.

Debemos establecer un Plan integral para la construcción de viviendas con la rapidez y masividad necesaria, estimulando la producción de materiales de construcción, permitiendo la ayuda internacional y de familiares en el extranjero y estableciendo un sistema expedito en aduanas, puerto y aeropuertos que permitan su viabilidad. Debe reevaluarse toda la estrategia de mejoría del transporte público, jerarquizarse el transporte por ferrocarril y diversificar las formas de transporte.

Debemos reformular el actual del sistema educativo y el de salud, de forma tal que sean más democrático, participativo y sustentable. Debemos reevaluar los principios pedagógicos y sanitarios en que se sustentan actualmente y los parámetros de eficacia y rentabilidad de los mismos. Rechazamos el unilateralismo histórico y la continua repetición de apreciaciones no confirmadas por la realidad, o confusiones coyunturales pasadas que día a día se repiten a nuestros hijos en los colegios y los medios de información, como los veinte mil muertos durante la tiranía batistiana, y rechazamos el solo considerar un índice, como la mortalidad infantil, para evaluar un sistema.

Debemos demandar un Plan de protección integral para la vejez y los jubilados e impedir que el costo del alza de los precios-como está sucediendo- elimine la poca mejoría en las pensiones que se han concedido.

B.- Apoyamos decididamente Promover la democratización del sistema político del Poder Popular, con la participación directa de los ciudadanos en la elección de todos los cargos públicos, con comisiones de candidaturas verdaderamente democráticas y plurales, electas por el propio pueblo, con autoridades electorales independientes, con tiempos fijos, sujetos a revocación a mitad de término, con una sola reelección y eliminando la duplicidad de cargos administrativos con los legislativos. Especialmente apoyamos la aprobación por referendo de todas las leyes importantes que a todos afectan y de los presupuestos participativos a todos los niveles.

Sugerimos en cada asamblea del Poder Popular se constituya una Comisión de Protección de los Derechos del Ciudadano Proponemos en la Asamblea Nacional la instauración de una comisión de ética en los medios a fin de vigilar el comportamiento de estos y erradicar la desinformación, la mentira, la verdad a media y la manipulación de los ciudadanos que puedan darse. Estamos por una Ley del municipio que de efectiva autonomía a estos y sus autoridades. Incluyendo la elección de jueces municipales por todos los electores entre varias candidaturas.

Y hemos dejado claro que debemos separar el Partido del Estado. Que el PCC no debe suplantar la soberanía de los ciudadanos y que su papel-necesario e importante- es otro diferente al que está ejecutando.

La izquierda exige se acabe de aceptar que no hay manera de conocer la voluntad del pueblo sin que este tenga la capacidad de expresarla libremente; con acceso irrestricto a la información nacional e internacional, con la posibilidad de ser partícipe u observador de debates entre las partes implicadas y de poder dirimir interrogantes, propuestas, criticas, rechazos y preferencias, sin temores a retribuciones personales o familiares. La verdadera autoridad y soberanía de un país emana de su pueblo. La soberanía de un país es derecho de todos los nacionales y se alcanza y ejerce por medio de plebiscitos, pactos nacionales, elecciones, y no por la decisión unilateral de un solo hombre, partido o asamblea. No hay soberanía Nacional si no hay soberanía ciudadana y popular.

Hemos dicho que el estado tiene que simplificarse y en especial que algunas funciones del Ministerio del Interior debe pasar a Justicia. Exigimos la desburocratización y simplificación de los numerosos trámites que hay que realizar en este país para cualquier gestión, comenzando por trámites y prohibiciones que mantienen el Ministerio del Interior Guarda Fronteras que son absurdas e innecesarias en el nuevo escenario creado por la Nueva Ley Migratoria. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias no están para hacer negocios, sino para defender el país. Toda función comercial ajena a la fabricación, exportación o importación de armas y pertrechos militares, debe pasar al sistema empresarial civil.

Hemos dicho que se debía reconsiderar la división político administrativa y cambiar las funciones de las provincias que son meros mecanismos de supervisión, control y burocratización, hemos recomendados una simplificación incluso de las organizaciones de masas y sugerimos también crear un frente, una Coordinadora Nacional Conjunta, ahorrándonos recursos múltiples y duplicación de esfuerzos, mejorando la capacidad de gestionar los asuntos de sus miembros.

C.- Pedimos la ampliación del papel de la gestión y control obrero y popular colectivo en toda la amplitud de las tareas gubernamentales, empresariales y de la vida nacional en general. Apoyamos en concreto

1-Elección del Presidente y el Vicepresidente de la República por el voto directo y secreto de todos los ciudadanos.

2-Ratificación por el gobierno de los Pactos de derechos humanos firmados, readecuación de la legislación a ellos y respeto a los derechos y libertades civiles y políticos y los económicos, sociales y culturales de todos los cubanos, en especial las libertades de expresión, circulación-debate de ideas y asociación.

3-Someter a referendo popular las leyes que afecten a todos los ciudadanos.

4.- La izquierda exige, sin más dilación, la instauración de un tribunal constitucional que impida las violaciones a la constitución y las leyes, tan comunes en nuestro país.

D.- Estamos por un nuevo Código Penal y una nueva Ley de Procedimientos. Los actuales no mantienen equilibrio alguno entre el ciudadano y el estado. En las leyes actuales se reconocen muchos derechos cuyo ejercicio práctico, no solo es engorroso, sino dudoso. Estamos por la asistencia letrada inmediata a los detenidos. Estamos por eliminar las concepciones de peligrosidad que prevalecen en el código penal. Estamos por la más amplia igualdad y en contra de la discriminación de personas por cualquier causa incluyendo racial, sexual o por su credo político. Buscar la aprobación de una “Ley de igualdad”, para evitar toda discriminación, especialmente de los negros, la violencia y el acoso hacia las mujeres y los que practican preferencia sexuales diferentes, una nueva “Ley General de discapacidad”, cuyos presupuesto se establezcan acorde con los más avanzados conceptos ya adquiridos por la experiencia humana y una “Ley general de protección de animales”, cuestión esta que se está degradando en Cuba.Igualmente la izquierda exige “un nuevo Código de familia”.

Exigir el libre acceso a Internet, permitir la entrada al país sin costos de equipos y accesorios que permitan el más amplio acceso informativo a la sociedad cubana.

Perfeccionar el trabajo encaminado a la defensa integral del Medio Ambiente, aceptar y prestigiar toda organización no gubernamental y social que se ocupe de esto. Todos los gobiernos municipales deben someter a discusión al pueblo del territorio las zonas, aéreas, paisajes y especímenes específicos que se sugieren cuidar en el medio ambiente local.

E.- Defendemos la priorización y utilización de las ciencias sociales para entender los problemas de nuestra nación. Estamos contra la fragmentación y las visiones simplistas y por la creación de una Asociación Cubana de Ciencias Sociales en la que participen filósofos, economistas, historiadores, sociólogos sicólogos etc, a fin de integrar nuestras visiones desde la complejidad y las más actuales concepciones científicas.

Estamos contra la supremacía de una cultura de élites y contra la supremacía de la cultura capitalina, deseamos jerarquizar la cultura comunitaria y rescatar el talento no institucionalizado, que son miles en Cuba. No aceptamos la división de la cultura cubana ni la goma de borrar como política excluyente por las ideas, o lugar donde resida en autor. Proponemos la creación de una comisión multiespecializada para reconsiderar la historia intelectual y cultural cubana y su integración. La UNEAC debe ser una, importa la obra, no la edad de sus miembros.

El deporte tiene que ser masivo y no solo para ganar medallas en eventos internacionales. No es comprensible no se permita al talento deportivo lo que se le permite al artísticos. No tienen explicación se transmitan deportes rentados para algunas disciplina y no para otras. Tampoco lo que se les permite a estos y no al simple trabajador o al tecnológico o científico. Basta de doble estándar. Basta de continuar creando diferentes tipos de ciudadanos.

Sugerimos crear un periódico para el estado, con el nombre de Patria, o Pueblo, u otro nombre, separado del que actualmente presenta las posiciones del partido, y en el que puedan manifestarse las opiniones de todos los ciudadanos y sus tendencias. Ese periódico y otros medios digitales con el mismo fin tienen el deber de recoger las opiniones sistemáticamente de los ciudadanos y dar respuestas.

Deseamos que sean totalmente televisadas y hecha publicas todas las reuniones del Partido y el Estado, incluidos los debates de la Asamblea Nacional y sus comisiones, para evitar decisiones a espaldas del pueblo.

F.- Destacamos que no hay superior forma de internacionalismo hoy que renovar y mantener el Socialismo en Cuba. Apoyamos un internacionalismo activo pero racional. Asimismo nos negamos, en las condiciones de Cuba, a admitir utilizar la solidaridad como forma de vida permanente de muchos funcionarios y algunos individuos y rechazamos la mercantilización de la solidaridad, estamos por las necesarias diferencias que deben existir entre trabajar en el exterior y realizar internacionalismo. Ni la selección, ni los estímulos materiales ni morales pueden ser los mismos, ni los tiempos igual.

G.- Creemos que hay que humanizar las relaciones con la emigración Cubana. Estamos por la felicidad y la unión de la familia y por el derecho de todos a toda Cuba. Debemos dejar atrás-como han hecho todos los pueblos del mundo en diferentes épocas-las divisiones y los rencores. A fin de contribuir a toda la política se podría crear un Centro de Estudios de la Emigración, el cual, de forma autofinanciada, estudiara en fenómeno de la emigración para entregar al la nación, el Gobierno y las instituciones del país la información y la sugerencia de medidas destinadas a la respuesta a este fenómeno que tanto afecta al país y continuará afectándolo.

Reiteramos, Se hace necesario proyectar ya la convocatoria a otra Constituyente, y en especial crear un Tribunal Constitucional. Creemos que sería muy positivo incluir en la Constitución un acápite que obligue a reconsiderar su renovación cada 25 O 30 AÑOS Y QUE SOLO UN PLEBISCITO NACIONAL NEGATIVO PUEDA EVITARLO. Ello haría innecesaria cualquier tipo de violencia en el curso de determinada generación y seria consecuente con la rapidez de los cambios que afectan a toda sociedad en pleno siglo XXI.

Estas han sido nuestras propuestas durante años. Dejamos claro además, que quien exprese una verdad y/o una propuesta en beneficio del pueblo y los trabajadores –ya sea el gobierno o sus críticos- tendrá nuestro apoyo sean cualesquiera las diferencias en otros aspectos y sin menoscabo de nuestra irrenunciable posición anticapitalista y anti imperialista.

Estamos dispuestos a adoptar otras en la dirección de la libertad, la socialización y la democratización siempre que ellas no den pie a una sociedad en la cual unos hombres sean tan ricos o poderosos que puedan comprar a otros y otros tan pobres e indefensos que tengan que venderse.

No convencen respuestas reduccionistas, anti históricas y simples, basadas en que eso nunca se ha hecho, es imposible porque el enemigo está muy cerca o esas son ideas del siglo XIX. A Todos los revolucionarios, a todos los científicos, a todos los descubridores, les han dicho lo mismo en todo tiempo. No estamos enfrentados a EE: UU para ver quién es más valiente o aguanta más, lo hacemos para concretar una sociedad diferente. No es una prueba de resistencia. Y si no podemos hacer el país que pide el pueblo, si no lo podemos hacer porque el enemigo está muy cerca o es muy agresivo entonces triunfó el enemigo, sin siquiera desembarcar en Cuba, al no dejarnos que hagamos realidad nuestros ideales.

Nadie nos puede acusar de enajenados de la realidad o maximalistas. Nadie ha dicho que esto hay que hacerlo en 24 horas: lo que no aceptamos es esperar a que sea cuando ya la conciencia social sea incapaz de recuperarse, y no existan remedios. Esta clara nuestra posición antiimperialista, por la justicia social y el internacionalismo verdadero. Decimos que hay que aprovechar el momento de la mejoría de la correlación de fuerzas en América Latina y que el enemigo está en guerra con otros, para avanzar rápido.

Por supuesto, ninguna de las sugerencias expuestas son inmodificables ni estáticas. No somos nosotros los que nos creemos monopolizadores de verdad alguna. Y reconocemos que existen aéreas oscuras, riesgosas y difíciles que debemos abordar entre todos los revolucionarios en pos de un consenso adecuado.

Conclusiones.

Estamos en el dilema de avanzar hacia más socialismo renovado, próspero, sustentable, moderno y democrático-participativo o sucumbir en las ilusiones socialdemócratas de un mundo en desarrollo y supuestamente armónico, pero con democracia restringida, con explotación y alienaciones, bajo la dirección de estructuras autoritarias, y la segunda opción se está consolidando. Es claro que cada día caminamos, en la práctica, del colectivismo a la segmentación.

La experiencia histórica indica que es necesario claridad en lo que perseguimos, pero no menos necesario creatividad y capacidad para resistir los intentos enemigos de desviarnos de nuestra meta. No subordinaremos nuestra filosofía emancipadora a una política errónea de defensa solo militar y estrecha de nuestro proyecto y no subordinaremos la estrategia de defensa de nuestro proyecto a la estrategia del enemigo. Y tenemos que asegurar los mecanismos que permitan las revisiones continuas de las tácticas de defensa, de forma tal, que esas no se conviertan de nuevo en una amenaza y una rémora para el Socialismo que reivindicamos.

En esa dirección, Lenin fue muy claro respecto a estrategia revolucionaria: “…quien se dedica a atender las cuestiones particulares sin haber resuelto antes las generales, a cada momento indefectiblemente estará ‘chocando’ sin darse cuenta con estas cuestiones generales. Y chocar a ciegas con ellas a cada paso significa condenar su política a las peores vacilaciones y falta de principios”.

La izquierda exige con toda razón coherencia, integralidad; sugiere con toda razón, hechos, y afirma, rotundamente, que sin medidas socialistas no hay revolución socialista, no importa qué discurso se haga. Afirma que la tan querida y estimulada intransigencia revolucionaria de algunos debe aplicarse igualmente a los fines, no solo a los medios, como es común.

Es hora de retomar el camino, incorporando también todo lo nuevo que la vida ha confirmado como válido y que no pudieron conocer ni Marx, Ni Lenin, Ni Martí. Para nosotros, el núcleo duro de la alternativa es que todo lo relativo al pleno humanismo, la participación y el control popular en todas las áreas, la democracia, la transparencia informativa, el cumplimiento estricto de la Constitución, el bienestar -largamente aplazado-, resultan cuestiones medulares, y especialmente decisiva la emancipación para los productores directos , sin lo cual cualquier camino nos regresará al capital o peor nos mantendrá en un sistema conservador y arcaico, y por tanto no pueden ser relegadas, ni postergadas bajo ningún argumento.

Diciéndolo más claro. Si mejora la vida material y espiritual y SE ACRECIENTAN las posibilidades reales de que las opiniones y deseos del pueblo,- los trabajadores, campesinos, estudiantes, jubilados, los discapacitados, los excluidos y vilipendiados- se hagan realidad, entonces entendemos estaremos construyendo el Socialismo y apoyaremos esas políticas. Si actuamos mediante el humanismo pleno, incluso con nuestros enemigos, entonces entenderemos que estamos construyendo el Socialismo.

Deseamos emancipar y hacer libres a todos, deseamos sumar, no restar ni vengarnos de nadie. Si no, nos opondremos a cualquier curso de acción diferente.

Nadie tiene la verdad absoluta- Incluyendo a nosotros- Cada uno tiene el derecho de explorar su camino propio y de escoger sus amigos, su lenguaje, sus alianzas. Todos debemos preservar y no dinamitar los espacios conquistados para el mejoramiento humano Pero si además de dar testimonio, pretendemos cambiar las cosas hay que actuar, al menos solidarios. Marx escribió a sus escasos veintisiete años que “los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata, es de transformarlo.”
No permitiremos callados, por tanto, intento alguno de anestesiar a los revolucionarios con palabras bonitas mientras los hechos fortalecen lo contrario. No dejaremos a nuestros hijos la tarea, los sacrificios y los riesgos que debemos realizar y enfrentar sus padres. Podemos equivocarnos,-si se nos demuestra lo aceptaremos- pero no cometeremos el error de la ingenuidad que tanto a costado a los revolucionarios en el Mundo.

No tenemos fórmula mágica alguna para resolver todos los problemas, pero tenemos la voluntad de no continuar soportando lo que ya demostró su inoperancia y la seguridad de que entre todos seremos capaces de encontrar respuestas. No somos fetichistas del pasado ni de ninguna personalidad, sabemos hoy cosas que ni Marx, Martí, ni Lenin y otros podrían conocer. Excepto muy pocos principios indeclinables, todo lo demás puede ser cambiado, bajo la misma fórmula que ha sido cambiada la existencia humana.

No aceptamos el chantaje emocional de que los sacrificios de la generación anterior se perderían por renovarnos revolucionariamente, ni la famosa máxima de que no se deben divulgar nuestros problemas para no alegrar al enemigo. En primer lugar renovar lo que no sirve ya es la máxima expresión de respeto a los sacrificios pasados. En segundo, nadie quiere discutirlo en plaza pública ni en medios extranjeros si pudiera discutirlo en privado y en los medios cubanos, en tercero, el enemigo sabe todos nuestros problemas esenciales, el enemigo conoce mejor lo que pasa en Cuba que el pueblo cubano-y les aseguramos que quienes afirmamos esto, conocemos muy bien al enemigo.

No creemos tener toda la razón, pero demandamos que nuestras ideas y las de otros muchos, mejores que la nuestras, no sean ocultadas al pueblo. Son las mayorías quienes tienen que decidir sobre su justeza y viabilidad o no y no una comisión secreta o un grupo de personas.

Seamos creativos, flexibles y versátiles y marchemos junto a la revolución científica técnica contemporánea y los cambios socio-culturales más emancipatorios. Actuemos sin temores buscando una nueva civilización, un nuevo modelo de Socialismo mediante la más alta madurez intelectual y un inmarchitable idealismo.

Para nosotros existe solo un socialismo deseable, el que impide que a los trabajadores –que en realidad debemos ser todos-les roben su plus producto y que les proporciona una vida holgada. El mismo que permite que las preferencias de los trabajadores –los ciudadanos- se adopten como leyes y política, el que permite que estos gobiernen directamente sin encomendárselo a otros que velan por sus derechos, el de la confianza que del pueblo siempre surgen líderes, el de la democracia verdadera y la libertad plena, el del respeto a los talentos y la individualidad, el de la liberación de la mujer, el que no permite exclusiones ni discriminaciones. El del cuidado de la naturaleza.Exijámoslo sin miedo.

La historia ha demostrado que el mayor error cometido por los dirigentes revolucionarios y comunistas –y otros no tan dirigentes- no fue creer que ellos y solo ellos tenían el monopolio de la verdad, la dignidad o el valor ni que todas las respuestas podían encontrarse en los discurso del líder de turno y en los manuales. El mayor error fue castigar a los que –tan idealistas, combatientes y sacrificados como ellos,- dudaron de la exactitud y veracidad de ese conocimiento y trataron de ayudar. Puede que se repita en Cuba, pero esta vez, no impunemente.

Afirmamos que mientras el bienestar no llegue a la mayoría de nuestro pueblo, los dirigentes políticos y militares tienen que predicar con el ejemplo, y tienen que tener y carecer de lo que tiene y carece el pueblo y sus hijos igual, como exigió el Che. No es igualitarismo -contra el que siempre hemos estado- se trata de moral ética y compromiso con los ideales de los que ocupan el poder.

Por un frente de izquierda renovador y Socialista, por una nueva Democracia y una nueva constituyente.

Socialismo o Barbarie.

En Cuba no todo revolucionario ha sido corrompido. Y no nos iremos de nuestro país, ni seremos comprados, ni atemorizados. Viva la revolución Cubana. Con todos y para el bien de todos

IZQUIERDA DEMOCRATICA SOCIALISTA CUBANA.- GRUPO DE REFUNDACION SOCIALISTA CUBANO.

Por el Cte. Coordinador. Orlando Ocaña, Carlos C. Díaz, René Díaz, Reinaldo Mendoza, Claudia Fernández, Rosa M. Díaz, José R. García, Yudelis Pérez, Miguel Sanabria.

Mayo 1 del 2013.

NOTA.

Este documento fue aprobado por unanimidad en los eventos y reuniones realizados en múltiples localidades de nuestro país por los partidarios de IDSC-GRSC, una vez finalizada la participación en los actos revolucionarios correspondientes el 1 de Mayo. También se creó un Cte. Coordinador y se aprobó otro documento de reflexión para análisis interno y dos propuestas de acción. Una por los cinco compañeros prisioneros en EE.UU. y otra de apoyo al gobierno revolucionario venezolano.

NOTAS.

CUBA. Por una Cuba libre y democrática, pero anticapitalista. IDSC-REFUNDACIÓN SOCIALISTA.

CUBA. Plataforma Programática SPD. Pedro Campos y otros compañeros.

CUBA. No tenemos nada que perder como no sea que la revolución se pierda. Los 12

CUBA. Un nuevo proyecto socialista para Cuba I-II-III-IV-V-VI.

CUBA: Más bandolero es quien roba honras que quien roba bolsas. Declaración conjunta. Izquierda Democrática Socialista Cubana-Joven Cuba Nueva Generación.

NOTAS.

1.- La explotación del trabajo asalariado, la democracia representativa y parcial, la alienación-enajenación educacional, social, cultural, la burocracia y el ejército permanente repetimos, no fueron eliminadas en Cuba, sino acentuadas. El estatismo, el personalismo, el militarismo, el anti intelectualismos, la coacción desmedida, y el voluntarismo, son componentes de la cultura política cubana que se expresaron sin cortapisas, independientemente de logros en las aéreas de la redistribución de bienes, mejorías sociales y los intentos permanentes del desarrollo de la conciencia revolucionaria y la solidaridad.

En Cuba, lastimosamente el marxismo ha sido vulgarizado, porque en vez de ser creación nuestra fue copia-y mala-, de las de otros y los intentos creativos de muchos compañero antes y ahora, duermen el sueño de lo engavetado.

2.- El 2/09/07, en respuesta al llamado del Partido a debatir el discurso de Raúl el 26 de julio del 2007, Pedro Campos hizo pública sus 15 propuestas concretas para revitalizar el socialismo en Cuba. El 11 de Agosto del 2008, González y Díaz hicieron pública sus propuestas, en el documento Un nuevo proyecto Socialista para Cuba. El 16 de agosto de 2008, ante el anuncio de que sería convocado el VI Congreso del PCC, se presentó el documento Cuba necesita un Socialismo Participativo y Democrático. Propuestas Programáticas, después, el 28 de Enero del 2011 se presentó, enriquecido, ese aporte en el documento Propuestas para el avance al socialismo en Cuba. Por Pedro Campos y otros compañeros del SPD. El 2 y 6 de Mayo del 2013, se presentó el documento Por Cuba: Nuevas propuestas de cambios Socialistas, I y 2.Por Grupos de Izquierda Democrática Socialista Cubana y Refundación Socialista Cubana. En trabajos diversos de compañeros nucleados alrededor del Observatorio Crítico aparecen propuestas emancipadoras vitales para la renovación progresista y de izquierda cubana. Grupos conjuntos de izquierda y de centro moderados, discuten alternativas que para lograr acuerdos mínimos que sin entorpecer la vía de la emancipación, hagan avanzar, aun con limitaciones, la situación actual en búsqueda de mejores posibilidades de acumulación de fuerzas y claridades conceptuales para el camino del pueblo cubano hacia cotas más altas de justicia, libertad y democracia, sin injerencias extranjeras.

Anuncios