Cuba Nuestra: Sociedad Civil


Cuba. La nueva ley de inversiones extranjeras no promueve el socialismo
26 abril, 2014, 20:20
Filed under: Sin categoría

Foto: Ben Kucinski

¿Qué tienen que ver con el socialismo la explotación asalariada conjunta capital extranjero/estado, la propiedad del estado, el usufructo por los capitalistas extranjeros y la ausencia de apoyo al libre desarrollo de las formas de producción propiamente socialistas?

La nueva ley de inversión extranjera que trata de atraer capitales foráneos para “desarrollar la economía”, es el último esfuerzo del gobierno del General Raúl Castro en busca de “agua y carbón” para la “actualización” del “socialismo de estado” que todos saben fracasado.

En su afán por mantener el control burocrático sobre la sociedad cubana, que poco a poco se le va resbalando de sus manos, no le ha importado a la elite político-militar buscar aliados en sus enemigos tradicionales y clamar a los EEUU por el levantamiento del bloqueo/embargo para que sus millonarios viertan aquí amablemente sus dólares, entre turismo y negocios.

Para que nadie pueda pensar que se traicionan los objetivos socialistas enunciado durante medio siglo, se promueve la idea sinófila, nada marxista, de que el “socialismo vendrá con la abundancia”.

La fórmula mágica: más capitalismo controlado por los “comunistas”, para luego llegar al socialismo. Carlos Alberto Montaner y sus liberales deben andar de parranda.

Estos “socialistas de pacotilla” (porque creen que el socialismo es abundancia de pacotilla; pero sobre todo por la pobreza de su cientificidad), desconocen o quizás tratan de ignorar que el socialismo no es un sistema de distribución, sino de producción sustentado en formas de producción libremente asociadas, las que tenderían a predominar sobre las formas de explotación asalariadas que caracterizan el capitalismo.

Este proceso no se impondría por decreto, por expropiación forzosa, ni imposición, ni mucho menos por el mantenimiento de la explotación asalariada por el estado, como ya trataron y fracasaron los neo estalinistas ahora actualizadores, sino porque las formas de producción libremente asociadas se irían imponiendo paulatina y naturalmente por ser más productivas, humanas, democráticas, libres y no explotadoras.

Si ese será el camino al socialismo y no el otro creído, mal concebido desde el guion, peor ensayado y en todas partes fracasado por el estalinismo en el siglo XX, basado en la propiedad casi absoluta del estado y la continuación del trabajo asalariado, entonces el papel de los interesados en el avance de esa nueva sociedad estaría en fomentar las formas libres asociativas de producción.

Tales como el cooperativismo, la autogestión empresarial bajo control de sus trabajadores, la cogestión entre los trabajadores y el estado o entre los trabajadores y otras formas de producción, las organizaciones productivas mutuales, el trabajo familiar u otras formas asociativas y el trabajo por cuenta propia que caracterizarían las formas autogestionarias de producción propiamente socialistas –no confundir con autárquicas (1).

Pero ocurre que la nueva ley de inversiones extranjeras no está encaminada en esa dirección, sino a fomentar la inversión directa de capital (explotación directa de asalariados cubanos) o en asociación con el estado, para continuar y perfeccionar la explotación conjunta capital internacional-estado de los obreros, donde el capital extranjero explota al asalariado y el estado se “conforma” con el 70 % del salario que le pagan por el trabajo de sus doblemente explotados súbditos.

Esta ley, simplemente, no brinda espacios a la creación de entidades bancarias que ofrezcan micro-créditos de los cuales pudieran beneficiarse cuentapropistas y cooperativistas, ni permite la importación y exportación libre de sus productos o algún tipo de asociación mutuamente beneficiosa con el capital internacional. En fin no fomenta las formas propiamente socialistas de producción.

No promueve el socialismo en Cuba, sino el capitalismo.

Quién sabe si después de este artículo y de la acotación del economista Omar Everleny sobre el particular, aparezca un reglamento indicando que las “personas jurídicas” como las cooperativas puedan también entrar en algún tipo de asociación mutuamente beneficiosa con el capital internacional. ¡Todo es posible para tratar de acallar a la izquierda socialista y democrática y desmentirla!

Cualquier ley en los países capitalistas que permita el desarrollo del trabajo libre asociado o individual, lo fomente con créditos y les brinde facilidades de importación y exportación, es más socialista mil veces que esta ley de inversiones extranjeras.

Gritando a los cuatro vientos que no se trata de vender el país a los capitales extranjeros, -cualquier lectura del proyecto sugiere otra cosa-, no le importa al gobierno del General Raúl Castro vender la mano de obra cubana al mejor postor, es decir, el trabajo, el esfuerzo, el sacrifico, el conocimiento, la preparación de los trabajadores y profesionales cubanos, eso que llaman “capital humano”.

Precisamente, el más valioso de todos los capitales, el único que es capaz de crear nuevas riquezas, pues todas las inversiones del mundo, toda la técnica, todo el dinero, todos los recursos y medios de producción son nada, si no existe una fuerza de trabajo humana capaz de hacerlos producir.

Si se amplía la explotación asalariada conjunta de los trabajadores cubanos entre el capital extranjero y el estado, si la propiedad sigue siendo del estado y el usufructo hasta por 100 años para beneficio de los capitalistas extranjeros –que nos recuerda la Enmienda Platt, las carboneras y la base naval de Guantánamo-, si la ley no favorece el desarrollo de las formas de producción propiamente socialistas, si no se avizora ninguna proceso de democratización de la economía y la política ¿qué tiene que ver todo esto con el socialismo?

Marx y Engels se revuelcan en sus tumbas.

Viva Cuba Libre. Socialismo por la vida.

Por Pedro Campos 26 de Abril de 2014 pedrocampos313@yahoo.es

1-Algunos, cuando oyen hablar de autogestión, la confunden con la autarquía. Autogestión es gestión propia, administración autónoma de un negocio, empresa, etc., la autogestión no excluye –todo lo contrario- precisa, la cooperación y el intercambio. La Autarquía es una cosa muy distinta, es valerse por sí mismo sin necesidad de cooperación ni intercambio con nadie.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: