Cuba Nuestra: Sociedad Civil


Acceso a la tecnología
1 junio, 2013, 12:17
Filed under: Sin categoría

Intermet

Por: Arnaldo Ramos Lauzurique y Martha Beatriz Roque Cabello

Después de que el régimen había pasado la página del cable de fibra óptica entre Cuba y Venezuela, sale a la luz la Resolución 197/13 del Ministerio de Comunicaciones, sobre la comercialización del acceso a Internet a partir de un nuevo portal nombrado nauta.cu.

Todo esto está concebido para que el mundo piense que se está llevando a cabo una apertura y para que los voceros del régimen en el exterior puedan referirse a los “cambios y reformas raulistas”, como algo que va en la dirección correcta.

Los miembros de la Red Cubana de Comunicadores Comunitarios en las diferentes provincias no podrán usar este servicio para enviar sus informaciones al mundo, ya que el contar las vicisitudes en que viven las personas en la isla, por medio de los centros de ETECSA (Empresa de Telecomunicaciones de Cuba, S.A.) sería cometer un delito, penado por las leyes cubanas.

Las restricciones -como siempre- politizan la acción, ya que en el punto 3.6 de la Resolución se plantea que no se puede usar el servicio para realizar acciones que puedan considerarse como dañinas o perjudiciales para la seguridad pública, la integridad, la economía, la independencia y la soberanía nacional, que se debe actuar con total respeto a la legislación vigente, la que incluye la Ley Mordaza, que le fue aplicada al Grupo de los 75 en la Primavera Negra de 2003.

Está explícito que las conexiones serán hackeadas (pirateadas). En el punto 5.8 de la Resolución queda dicho que ETECSA denegará el servicio de forma inmediata cuando se detecte que durante el transcurso de la sesión se ha incurrido en alguna violación de las normas de comportamiento ético que promueve el Estado cubano.

Según las condiciones generales para el uso del servicio, si usted tiene alguna sospecha de que algo fraudulento está ocurriendo durante su conexión, puede informarlo a ETECSA, pero el costo lo asume usted, ya que ellos están conscientes de que están hackeando su cuenta.

El precio de una hora de navegación es igual al 24 % del salario mensual de un trabajador cubano, según las estadísticas oficiales ofrecidas al cierre de 2012, que elevan a 465 cup el salario promedio mensual. Lo que no tiene nada que ver con los costos internacionales, donde las tecnologías de información y comunicaciones tienen precios sociales muy asequibles.

Habría que preguntarse por qué es necesario que intranet (servicio interno nacional) se pague en divisas a un precio de 0,60 cuc la hora, que equivale a 15 cup, como el trabajador cubano no cobra su salario en cuc, para tener acceso -a pesar del precio tan elevado- tiene que comenzar por hacer una conversión en una CADECA (Casa de cambio).

Se ha explicado que el precio es alto con el objetivo de recuperar la inversión, lo que implica que la sociedad tiene que pagarla, algo que no está en consonancia con la estrategia planteada por el régimen de “seguir” facilitando cada vez más el acceso a la población a las nuevas tecnologías. Además se ha explicado que el servicio del cable de fibra óptica no es gratuito y se requieren importantes inversiones pata modernizar el parque tecnológico y ampliar las facilidades.

Dentro de los problemas de eficiencia está el relacionado con la velocidad de conectividad mínima, que será de 512 Kbps, niveles muy bajos comparados con el mundo y que traen como consecuencia que los extranjeros que usan internet en los hoteles, se quejen constantemente de la capacidad del sistema, que es extremadamente caro. El promedio de conexión por banda ancha se encuentra entre 64 Kb y 20 Mb por segundo o más, siendo muy rápido en países como Estados Unidos y en el continente europeo, que se puede contar con este servicio en las casas.

A simple vista puede constatarse que entre los centros de servicios que se abren hay algunos que están ubicados en lugares donde predomina el turismo extranjero, en particular en el municipio de Cárdenas en la provincia de Matanzas hay ubicados 11 centros en la Playa de Varadero, (en Hoteles de turismo extranjero) uno en el aeropuerto internacional de Matanzas ; así como los dos puntos de Ciego de Ávila corresponden a los Cayos Coco y Guillermo a los cuales no tiene acceso la población. Esto implica que algunas de las instalaciones no se idearon para la población; también en La Habana, hay algunos puntos que son visitados mayormente por extranjeros, como la Escuela Latinoamericana de Medicina y el Centro de Negocios de Miramar, o sea que un análisis rápido indica que el 14% de los locales se abren con vistas a ser visitados por extranjeros.

En el discurso oficial se plantea que el objetivo final es llegar a los hogares, pero si la gente en Cuba no tiene qué comer, dónde vivir, cómo medicamentarse, ni dinero para sus necesidades elementales, ¿cómo va a pensar en comprar una computadora? Son muchos los problemas sociales que tiene que resolver el régimen antes de pensar en el acceso a la tecnología.

La Habana, 30 de mayo de 2013.

Anuncios


“Me dijo que como soy bonita, tiene el poder para saber hasta el color del blúmer que llevo puesto”
1 junio, 2013, 10:11
Filed under: Sin categoría
 Yusneidis Núñez Sotomayor muestra el documento que presentó en la Fiscalía Militar.

Yusneidis Núñez Sotomayor muestra el documento que presentó en la Fiscalía Militar.

Cooperar por dinero ¿mercenaria?

Por: Tania de la Torre Montesinos.
Yusneidis Núñez Sotomayor de 24 años de edad, con carné de identidad 88061031311 y vecina de calle Luz Caballero No. 285 entre Calixto García y Loynaz, en el municipio de Manzanillo, provincia Granma, relata lo siguiente:
“Soy opositora del régimen de los hermanos Castro y quiero denunciar que el 4 de marzo de 2013 a la una de la tarde fue a mi casa el oficial de la Seguridad del Estado nombrado Magdiel y conocido por el Yoker para que me presentara en la Estación de Policía de la Avenida 1ro. de Mayo, sin citación alguna. No obstante, asistí y me tuvo arrestada horas amenazándome”.
“El 7 de marzo, solo tres días después, se volvió a presentar Magdiel en mi vivienda y al reclamarle la citación se subió el pullover, me enseñó una pistola y me amenazó de muerte”.
“Acudí ese mismo día a la policía, donde me retuvieron nuevamente 4 horas más. Agdiel me propuso que colaborara con ellos, dándoles informaciones de todos los grupos de la oposición, que tendría un salario de 300 CUP, con todos los beneficios que lograría a través del tiempo. Agregó que me designarían una casa estratégica a donde acuden todos los informantes”.
“Me dijo que como soy bonita, tiene el poder para saber hasta el color del blúmer que llevo puesto; y que me abriría un expediente en Bayamo si colaboraba con él, y sería mi instructor”.
“Se refirió dijo además a que cuando se realizaran los operativos grandes y le entraran a golpes y patadas a la oposición, él me avisaría para que yo fuera y no sospecharan de mí, pero me advirtió que si no cooperaba mi situación sería de represión, hostigamiento y muerte”.
“Dijo que en el Departamento de Refugiados de la SINA hay agentes de la Seguridad del Estado y que me gestionaría el viaje a EEUU como infiltrada”.
“Desde ese día, en que me negué a colaborar, no han dejado de acosarme. Invaden mi móvil constantemente con mensajes de que coopere, que me facilitarán la salida del país y que me darán cuc”.
“Denuncié a este oficial en la Fiscalía Provincial con la fiscal Leydis Martínez, el 24 de abril de 2013, ella me remitió a la Fiscalía Militar de Bayamo, argumentando que ellos solo atendían lo civil. Allí me entrevisté con el mayor Juan Carlos, que no me dio respuesta alguna. Lo denuncié en la Estación de Policía donde Magdiel me hostigó en la Avenida Primero de Mayo y me dijeron que no lo conocían. Mi madre, de nombre Leonor Sotomayor Martín, se entrevistó con el oficial de la Seguridad del Estado, Orlando Pompa y éste no le hizo caso!”.
“Acudo a la Red Cubana de Comunicadores Comunitarios para que denuncien este caso porque me preocupa lo que pueda pasarle a mi familia, compuesta por mi madre de 55 años; mi sobrino Yenner Ramos Núñez, huérfano de madre; y mi esposo Yasset Torres Remón de 24 años de edad. Pienso que el corrupto oficial Magdiel está haciendo méritos para obtener una simple motocicleta”.