Cuba Nuestra: Sociedad Civil


Arrestada Directora del proyecto infantil Los Zapaticos de Rosa,
19 enero, 2013, 8:54
Filed under: Sin categoría
Mayelin Isaac Sánchez, Gestora de Nuevo País en Santiago de Cuba y Directora del proyecto infantil Los Zapaticos de Rosa,

Mayelin Isaac Sánchez, Gestora de Nuevo País en Santiago de Cuba y Directora del proyecto infantil Los Zapaticos de Rosa,

La Habana, 18 de enero de 2013

Nota de Prensa
Mayelin Isaac Sánchez, Gestora de Nuevo País en Santiago de Cuba y Directora del proyecto infantil Los Zapaticos de Rosa, fue detenida ayer a las 3:00pm, conducida a una estación de policía y liberada en altas horas de la noche.
Fue una detención arbitraria más, motivada por el magnífico trabajo que esta activista realiza en Santiago de Cuba en ambos proyectos, sobre todo por su trabajo con los niños. Nuevo País denuncia esta detención como un acto continuado de tratar de amedrentar a personas que trabajan pacíficamente por el cambio democrático en Cuba.
Esta detención sin embargo tuvo un capítulo particularmente brutal, detestable, que refleja la miseria humana que se apodera de los llamados servicios de inteligencia en Cuba.
Isaac Sánchez no fue liberada en la misma estación de policía ni tampoco fue conducida a su casa. Esta vez los agentes que la procesaron la montaron en un auto y la liberaron en un lugar oscuro y desolado en las afueras de la ciudad, dejándola expuesta y vulnerable al posible asalto delincuencial común en una ciudad violenta como Santiago de Cuba. Los actos de violación, el ajuste mental de cuentas revolucionario o simplemente el robo de bandas gamberritas están compitiendo en aquella ciudad del oriente de la isla. De hecho esta activista fue vejada por dos hombres minutos después de ser dejada en total desamparo en una zona descampada de Santiago de Cuba. Y presumimos de la posible orquestación de este hecho.
Esto va más allá de la detención arbitraria, aunque como esta se inscribe en la impunidad estructural de los servicios represivos en Cuba. Y es un crimen que debe ser perseguido judicialmente y denunciado frente a la comunidad nacional e internacional. Se trata de terrorismo de género dentro de la violencia contra la mujer al que el Observatorio contra la Violencia dará seguimiento.
Preocupa esta violencia comparable en su intencionalidad con las recientes violaciones de niñas en Santiago de Cuba y con las muertes de adolescentes en la India a manos de hombres misóginos e inescrupulosos.
Nuevo País hará una denuncia ante la Fiscalía General de la República y llevará este caso ante otras instituciones.
Puede ofrecer solidaridad directa llamando a Mayelin Isaac Sánchez al: +53 58023389

Mesa Coordinadora
Plataforma Nuevo País



Los números de 2012
7 enero, 2013, 21:29
Filed under: Sin categoría

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

600 personas llegaron a la cima del monte Everest in 2012. Este blog tiene 3.300 visitas en 2012. Si cada persona que ha llegado a la cima del monte Everest visitara este blog, se habría tardado 6 años en obtener esas visitas.

Haz click para ver el reporte completo.



Violencia 0
6 enero, 2013, 19:47
Filed under: Sin categoría

La Habana, 26 de diciembre de 2012

Violencia 0 quiere ser una campaña permanente de toda la sociedad decente de la isla contra la violencia. Cuando en el 2006 nació la primera iniciativa para arrinconar este flagelo, 135 ciudadanos cubanos la apoyamos con nuestras firmas, en un intento simbólico de llamar la atención del gobierno sobre lo que entonces nos parecía un fenómeno controlable, tanto por la acción de las instituciones del Estado encargadas del monopolio de la violencia como por la acción de las instituciones sociales, culturales y educativas del país. Otras iniciativas públicas de jóvenes artistas y líderes de opinión han ido en el mismo sentido simbólico y social.
Pura ilusión. Todas las instituciones oficiales del país, sea por acción u omisión, participan de los tejidos de violencia que se van formando dentro de la sociedad y amenazan con enquistarse como conducta socialmente admitida para la comunicación y la pretendida solución de conflictos.
Desde el lenguaje político al lenguaje doméstico; desde el comportamiento de los maestros hacia sus alumnos hasta la comunicación entre estos; desde los textos musicales hasta el tratamiento entre parejas sexuales; desde los institutos armados hasta las organizaciones sociales que responden al Estado; e incluso desde y dentro de organizaciones religiosas hasta sociedades fraternales, la violencia gana la partida a la sociedad decente y puede, en el contexto actual de tensiones y fracturas sociales, conducir a un escenario fratricida que destruya las precarias bases civilizatorias que sobreviven en Cuba. Dentro de este cuadro, de poco valen aquellas iniciativas parciales contra el uso de la fuerza y la coacción que no se alimenten de una fibra y energía globales contra la violencia.
El Estado tiene la mayor responsabilidad por esta situación. Es particularmente preocupante el modo de gestionar su creciente conflicto con la sociedad civil independiente, a partir de su intolerancia, y a través de la estimulación y no pocas veces ejecución de la violencia directa contra ciudadanos y activistas de instituciones y proyectos cívicos de la sociedad. Preocupante, en particular, porque a los Estados modernos se les reconoce el monopolio de la violencia para que la empleen conforme a la ley y solo en situaciones excepcionales. Es contraria a la legalidad, al orden y a la decencia públicos la formación de grupos paramilitares como las Brigadas de Respuesta Rápida, en nada diferentes por su naturaleza a los grupos paramilitares que han inundado la América Latina.
Violencia 0 nace del siguiente concepto: la violencia es la expresión última de las patologías sociales destructivas que socavan los cimientos de la civilización, en un intento de aniquilación mutua asegurada para los que la sufren y para los que la practican. Y ninguna sociedad prospera íntegramente cuando asume la violencia civil como un recurso de control político o para la solución de sus conflictos. Nos preocupa por eso, también, el silencio público de las instituciones y de los gestores morales del país frente a un fenómeno que comienza a distinguirnos negativamente dentro del mundo civilizado.
Violencia 0 convoca a todos los ciudadanos a esta campaña permanente. Mediante iniciativas autónomas o mancomunadas, toda la sociedad decente cubana puede aportar propuestas e ideas para impedir que la violencia nos gane el difícil juego civilizatorio en el que estamos enfrascados.
El Observatorio contra la Violencia, que abrirá sus puertas en el próximo mes de febrero, es un primer paso dentro de esta nueva campaña para monitorear los actos de violencia social y política, y generar proyectos y propuestas concretas que deslegitimen y debiliten su presencia social. Cuba puede ser una sociedad definitivamente pacífica si la mitad decente del país asume la tarea.
Mesa Coordinadora



Premio Tolerancia Plus 2012
6 enero, 2013, 16:48
Filed under: Sin categoría

damas de blanco - Copia.indd

La Habana, 26 de diciembre de 2012

Premio Tolerancia Plus 2012

Ceremonia de Entrega

Colectivo Damas de Blanco Laura Pollán

¿Por qué el Premio Tolerancia Plus al colectivo Damas de Blanco Laura Pollán? Porque han demostrado, por primera vez en la historia de Cuba, la pobreza moral del poder a la mayor altura ideal: la de la tolerancia digna ante el perpetrador de humillaciones. Lo que precisamente sugerían Mahatma Gandhi y Martin Luther King.

Recordemos este dato. La cultura política cubana perdió su suelo ético en cualquier periodo situado entre 1902 y 1959. De esta última fecha a acá solo quedaba éticamente en pie, en el terreno político, la idea de que la violencia habría sido el rústico camino impuesto por esos hombres de fuerza que negaron puntillosamente el contrato cívico y civilizado de José Martí.

Este nos enseñó que la guerra necesaria contra la España de entonces debía y podía ser una que no estuviera guiada por el odio al enemigo. ¿Pero es en verdad posible esa utopía ética de la guerra sin odios? La respuesta en Cuba ha dependido siempre de una elección, como demostró José Maceo ante el horror causado por el uso de la dinamita. Y si las guerras físicas no pueden desterrar el humor y la pasión destructivos, la mejor elección de Cuba, la única que permitiría reinventar un país a partir de sus miserias históricas, fue y es la que negaba y niega el legado de violencias, y se aferraba y aferra al legado pacifico de las ideas. ¿Quiere decir que no había violencias supuestamente legítimas en la Cuba que nos antecede? No, pero nuestras violencias disparaban en el terreno de los violentos. Nunca atacaban ni a las ideas ni a la mujer.

La violencia es inmoral cuando invade estos dos lugares: el de los intercambios reflexivos y el del cuerpo maternal. Intentar destruir por la violencia los pilares de la vida civilizada y la expresión femenina de los derechos —que como todos sabemos requieren del encuentro libre y público de las ideas, fundado en el respeto incorporado hacia la mujer— ha desmoralizado el imaginario decente en el ejercicio del poder político en nuestro país. Cuba es hoy una zona inmoral justo, y no solo, porque su gobierno desborda violentamente los límites públicos de la civilidad y los límites éticos de esa figura poética que es la mujer.

Las Damas de Blanco reflejan como víctimas esta doble violación, y algo más: la desmoralización misma de las referencias morales que desprecian y deslegitiman la violencia en el día a día de nuestra convivencia. Hay violencia por doquier: en el lenguaje, en la vida doméstica, en la gestualidad, en el ritmo, en los himnos, entre los jóvenes y en la proyección psicológica de nuestra sociedad. Incluso desde y entre religiosos. Esa violencia extraña de todo y contra todos comenzó a cualquier hora después de 1959 cuando se instaló en el poder el irrespeto a lo que nos hace seres éticos: la diferencia, provocando con ello el desvanecimiento de lo sólido que quedaba de civilidad y decencia cubanas.

Es por eso que la capacidad de resistir pacíficamente en Cuba una violencia ejercida en nombre de las certezas morales del régimen tiene el triple mérito de desnudar al Rey moral de la llamada Revolución, de demostrar que la decencia y la civilidad no están muertas a pesar de ella, y de mostrar la hipocresía de los combates retóricos. Y esa capacidad tiene un nombre en nuestro archipiélago: Damas de Blanco.

Escuchen lo que sigue. Dicen que en Cuba, ahora mismo, hay una campaña contra la violencia de género. Y cabe la pregunta, con asombro: ¿cuándo va a comenzar la campaña contra la violencia genérica? ¿Es posible combatir la violencia de parte sin eliminar la violencia del todo? ¿No son mujeres las Damas de Blanco? Y así, así, llegamos a lo peor: a la instrumentalización violenta de la mujer contra la mujer en nombre de la Revolución. Porque para eso hay una Federación de Mujeres Cubanas, ligeramente machista, y por eso no hay un potente movimiento femenino que haría impensable siquiera que unos machos alfa concibiesen fríamente un diseño que contemple la probabilidad remota de maltratar a una sola mujer. Y por cierto, si Cuba fuera coherente con su tradición, ese movimiento femenino estaría cumpliendo, este 2012, 100 años de fundado.

Tolerancia Plus a las Damas de Blanco aparece frente a este cuadro espeluznante, a partir del cual se puede pintar un cuadro mejor de esperanzas. Ustedes tienen muchas y diversas historias que contar en materia de violencia de género. Las invitamos a que escriban sus testimonios para perdonar, pero no olvidar. Creemos necesario recordar, entre todas, una historia reciente de violencia particularmente triste. Tiene un nombre: Vivian Peña y una consecuencia: la destrucción de su muy humilde casa, hasta sus precarios cimientos, en medio de la furia roja desatada. Nunca se entenderá cómo un régimen puede hacer añicos y reducir a nivel de la tierra —de tierra viene también terror— el hábitat de una familia solo porque esta no coincide con sus infortunados puntos de vista sobre la vida humana. Ante la familia de Vivian Peña, una mujer humilde, debió detenerse la maquinaria de destrucción violenta de una Revolución que dijo nacer de los humildes, con los humildes y para los humildes. El terror contra los que en el pasado tenían algo parecía, sin serlo, un acto de justicia histórica a favor de quienes constituyeron, sin que se les reconociera, el atlas de una nación. Y el terror contra los que en el presente nada tienen, desde los que lo tienen todo, ¿qué es? Eso: un gesto ritual de profunda miseria humana degradada.

Pero no todo está mal. En las Damas de Blanco puede verse, hoy, lo que percibimos ayer los de mediana edad en la generación de nuestros abuelos: que la decencia arraiga de verdad en los más humildes: en los que menos saben y nada tienen. Tolerancia Plus asciende desde ustedes.

Comité de Otorgamiento
Premios Tolerancia Plus