Cuba Nuestra: Sociedad Civil


Del Proyecto Nuevo País
18 noviembre, 2010, 20:26
Filed under: Sin categoría

Nota de Prensa

Hoja de Ruta Económica

Proyecto Nuevo País

Nuevo País intenta entrar de lleno en el debate económico convocado por el partido comunista para su anunciado congreso de abril de 2011. Esperamos que el congreso no sea pospuesto como en las previas convocatorias. Esperamos también que el debate con los ciudadanos sea tomado en serio frente a un asunto que compete a todos los ciudadanos.

Esta Hoja de Ruta Económica de 8 puntos fue concebida por ciudadanos, como instrumento y herramienta abierta y flexible para lograr, y ofrecer al mismo tiempo, lo que denominamos un consenso económico básico desde los ciudadanos es decir, desde abajo, frente a la crisis.

Nuevo País comienza desde hoy la distribución de la Hoja de Ruta Económica por todo el país. La hará llegar además a las autoridades del partido comunista en todos los niveles territoriales. Nuestros Coordinadores provinciales y municipales se encargarán de la tarea, y abrigamos la esperanza de que no sean interrumpidos ni por las autoridades ni por grupos violentos al servicio de estas.

Mesa Coordinadora Proyecto Nuevo País

La Habana, 16 de noviembre de 2010
Hoja de Ruta Económica
Proyecto Nuevo País

Cuba no sufre solo una crisis en su economía; Cuba atraviesa, principalmente, una crisis de su modelo. Estas dos crisis tienen una clara marca ideológica, pero sus efectos no tienen identidad política: tocan a todos y a cada uno de los ciudadanos cubanos, independientemente de nuestras formas de pensar.
Nuevo País ─un proyecto de, desde y para el ciudadano─ considera saludable que el VI Congreso del partido comunista se dedique al tema económico. Nuevo País ve también como altamente beneficioso para la sociedad que los Lineamientos de dicho congreso sean discutidos con todos los ciudadanos. En un país donde no se ha producido todavía la más importante modernización: la separación entre partido y Estado, constituye un gesto positivo, recomendable en otras direcciones, que el partido comunista abra la discusión sobre nuestro futuro económico hacia quienes, sin compartir la responsabilidad ideológica de las crisis, comparten sus peores consecuencias. Y las ideas ciudadanas deben ser, esta vez, respetadas.
En este sentido, Nuevo País acompaña al resto de nuestros conciudadanos con esta Hoja de Ruta Económica. ¿El propósito? Ofrecer unas ideas y unos puntos de vista abiertos y compartidos para que, como ciudadanos, participemos en la discusión de aquellos Lineamientos con un consenso económico básico. Nuestro concepto es que el futuro del país debe ser definido, en primer lugar, por los ciudadanos. Es de nosotros de donde nacen los poderes del Estado. No debemos ni podemos seguir siendo objetos, así, de decisiones tomadas a espaldas de nosotros, y que nos afectan de un modo directo. Podemos y debemos participar en la toma de decisiones que nos atañen como ciudadanos, como familias y como país.

Hoja de Ruta Económica
Como ciudadanos cubanos,
1- hemos sido nosotros, en calidad de trabajadores, la piedra angular de la débil economía cubana y quienes hemos soportado sus peores secuelas. Si el rumbo futuro de la economía va a ser determinado democráticamente, entonces tenemos que participar desde el mismo punto de partida.
2- creemos que una reforma económica seria, sostenible y perdurable debe ser antecedida por una reforma legal de los derechos de propiedad, de la ley de Asociaciones y de otras leyes, como garantía plena al ejercicio de actividades económicas de las que dependen el bienestar de nuestras familias y del país. Esta reforma, además, debe estar abierta, despolitizándola, a todos los ciudadanos. Sería importante para esto que la Asamblea Nacional del Poder Popular ratifique el Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas, firmado por el gobierno cubano.
3- consideramos que es primordial, para un desarrollo económico sostenible, una reforma agraria que entregue la tierra en propiedad a quienes deseen trabajarla. La experiencia del usufructo no ha detenido el declive progresivo de la producción agrícola, con los negativos resultados previstos.
4- estimamos que la mayoría de las actividades económicas reconocidas deben ser consideradas como un proyecto preferente de inserción social para marginados, para personas discapacitadas y de la tercera edad y, en consecuencia, protegida con bajos impuestos o impuestos simbólicos.
5- demandamos que las pequeñas y medianas empresas privadas deben ser estimuladas con bajos impuestos, y con una moratoria de estos en el caso de actividades de alto impacto social. Aquellas, así como otras más, deben ser permitidas y legalizadas en áreas de alto valor agregado ─lo que exige la liberalización de las comunicaciones y de la información─, en correspondencia con el conocimiento y nivel de preparación de los cubanos. Asimismo, pensamos que son necesarias políticas afirmativas que brinden recursos y preparación en gestión empresarial a sectores sociales marginados, históricamente ajenos al ejercicio de actividades económicas privadas.
6- apoyamos y estimulamos, junto a su ejercicio público, el ejercicio cooperativo y privado de actividades de beneficio social en la salud y en la educación. Ello con el triple propósito de estimular a quienes ejercen estas profesiones, potenciar la calidad en estos ámbitos y arrinconar la corrupción en campos esenciales y definitivos para la salud y el futuro del conocimiento en la sociedad cubana.
7- respaldamos que los cubanos que viven en el exterior puedan participar de diversas formas, con el mismo derecho reconocido a los que viajan regularmente, en la recuperación económica del país.
8- finalmente, valoramos que los militares deben renunciar, como una contribución patriótica, a privilegios y gratuidades otorgados. Esto aliviaría la presión sobre los presupuestos del Estado.

Si UD. cree que esta Hoja de Ruta vale la pena para el debate, reprodúzcala. En abril de 2011 podemos marcar la diferencia. Y no dude en aportar su firma por un Nuevo País.
Mesa Coordinadora Proyecto Nuevo País

Anuncios


Progresistas cubanos escriben a Catherine Ashton
3 noviembre, 2010, 18:41
Filed under: Sin categoría

https://i0.wp.com/federation-pro-europa-christiana.org/wordpress/wp-content/uploads/2009/11/catherine-ashton.jpg

Catherine Ashton

 

 

La Habana, 3 de noviembre de 2010

 

 

Catherine Ashton

Alta Representante Política Exterior de la Unión Europea

Distinguida Sra. Catherine Ashton,

 

Nos dirigimos a Ud. en una ocasión compleja, difícil y peligrosa para la sociedad cubana. Compleja porque la sintonización de nuestra sociedad con la sociedad global se está produciendo en medio de obstáculos estructurales inmensos; difícil porque las resistencias psicológicas y políticas del gobierno siguen desafiando la evolución de la misma sociedad, y peligrosa porque las respuestas y reacciones de las autoridades a las demandas sociales, políticas y de derechos humanos de los cubanos pueden conducirnos tanto a la precariedad endémica de la nación como a un conflicto civil.

 

Un gobierno atrapado en 1960 persiste en dominar a una sociedad cuya evolución fundamental la sitúa en el año 2000, en medio de un mundo globalizado que ya va dejando atrás la primera década del siglo XXI. Este retardo histórico del gobierno respecto de su propia sociedad y del mundo continúa generando hechos realmente preocupantes para nuestra sociedad y nuestra convivencia.

 

Las golpizas a activistas afrocubanas, la represión brutal y medieval a las manifestaciones pacíficas de las últimas semanas en la zona oriental del país, la persistencia en impedir las reuniones y los debates pacíficos dentro de la sociedad civil, sumado a las amenazas y detenciones de activistas que insisten en ejercer sus derechos, siguen describiendo el círculo poco virtuoso e inútil a través del cual el gobierno intenta recuperar la legitimidad que las aspiraciones, expectativas y prácticas de sus ciudadanos le niegan cotidianamente. Un gobierno que se defiende de las ideas con los instrumentos y políticas que todos los gobiernos emplean para defenderse de la violencia.

 

Consenso Cívico y Nuevo País, plataformas cívica y política respectivamente, quieren llamar su atención y la de la Unión Europea en este particular contexto político, pero en un sentido estratégico.

 

Con independencia del debate esencialmente plural al interior de estas plataformas, fundamentalmente en torno a la Posición Común de la Unión Europea, coincidimos en que una estrategia acertada con Cuba pasa por definir una Política Común que fortalezca la interlocución con todos los actores de la sociedad civil y política cubana, eleve su reconocimiento frente a, y dentro de la comunidad internacional, y establezca redes concretas y efectivas de cooperación que potencien su capacidad de intercambio e interacción con los ciudadanos y al interior de la sociedad civil misma.

 

Una Política Común así definida conecta más con la dirección en la que se mueve la sociedad cubana, y con los escenarios reales de la sociedad civil autónoma e independiente donde, hoy por hoy, se produce la mayor circulación de personas, bienes, concepciones, ideas e intercambios.

 

Consideramos que este es el mejor enfoque estratégico al dilema de inadaptabilidad del régimen cubano. Un dilema que los lleva a un triple desafío: el desafío a sus propias leyes y a su propia constitución,   ―desafío que le está convirtiendo en un Estado forzudo e ilegal frente a sus propios ciudadanos―; el desafío a sus compromisos internacionales, en franca burla de la voluntad expresada con la firma de los Pactos internacionales de derechos humanos, y el desafío a su exclusiva responsabilidad con sus propios fracasos, que insisten en descargar sobre la sociedad cubana  excluyéndola, al mismo tiempo, de su derecho a resolver los problemas que sufre y de los que no es la principal responsable.

 

Tal enfoque estaría en congruencia práctica tanto con la promoción de los derechos fundamentales como con el diálogo hacia el gobierno cubano.

 

Con el testimonio de nuestra más alta consideración,

 

Mesa Coordinadora                                                                      Promotores

Proyecto Nuevo País                                                                 Consenso Cívico